La Policía desarticula una banda rumana que explotaba a seis mujeres y a un menor de edad

prostitutas

Agentes de la Policía Nacional han liberado en Valencia a seis mujeres que eran explotadas sexualmente por una organización de proxenetas y al hijo de una de ellas, de ocho años, al que retenían para coaccionarla.

Los agentes de los GOES que entraron en la vivienda de los detenidos han hallado al pequeño encerrado en solitario en una pequeña habitación sin ventilación y escasa higiene. Tres integrantes de la organización han sido detenidos y el líder de la misma ha sido imputado tras su huida a su país de origen, Rumanía.

La madre que ha sido liberada era sometida a todo tipo de vejaciones y trato degradante por parte de sus explotadores. De no obedecer las indicaciones de los proxenetas, la víctima era golpeada y coaccionada mediante su hijo de 8 años de edad. El niño permanecía detenido y custodiado por los integrantes de la organización mientras la madre era obligada a ejercer la prostitución en la vía pública cerca de Valencia.

En un descuido de sus controladores, la víctima consiguió escapar y llegar hasta una de las comisarías de la Policía Nacional en Valencia, donde agentes especializados en la lucha contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual le prestaron una completa asistencia y protección. La mujer tuvo que permanecer en observación en un centro hospitalario valenciano durante 24 horas, ya que presentaba lesiones sufridas por las últimas agresiones físicas y sexuales de las que fue objeto por parte de los proxenetas.

Una vez liberada y asistida la víctima, el Grupo Operativo Especial de Seguridad (GOES) estableció un dispositivo para la liberación del menor de edad. Los agentes entraron en el domicilio de los proxenetas, en Alzira (Valencia), y hallaron al niño encerrado en solitario en una habitación de reducidas dimensiones, sin ninguna comodidad ni ventilación y con unas condiciones muy poco higiénicas.

Tres integrantes de la organización han sido arrestados como presuntos responsables de delitos de detención ilegal y pertenencia a organización criminal. Además, el líder de la organización, que podría haber huido a su país de origen, Rumanía, ha sido imputado por delitos de trata de seres humanos con fines de explotación sexual, prostitución coactiva, detención ilegal y pertenencia criminal.

La operación ha sido desarrollada por agentes de la UCRIF de la Unidad Territorial Operativa de Extranjería y Fronteras de Valencia, de la comisaría de Alcira, de la Brigada Central Contra la Trata de Seres Humanos de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras y de los Grupos Operativos Especiales de Seguridad de la Jefatura Superior de Policía de la Comunidad Valenciana, con la colaboración del Agregado de Interior de Rumanía en España.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.