asientos

El cambio de los 124 escaños que hay en las Cortes Valencianas podría costar la friolera de 330.000 euros. Así se recoge en la propuesta de actuación realizada por los servicios de asistencia técnica y mantenimiento del Parlamento y entregada a la Mesa para que inicie los trámites y licite un contrato para «el suministro e instalación de los sillones de los escaños del Hemiciclo, por un precio máximo de 271.932 euros más IVA».

El informe interno al que ha tenido acceso El Mundo argumenta que «una de las instancias en las que el deterioro del mobiliario es manifiesto es el Hemiciclo». En esta línea, se constata que «los asientos son los originales desde su inauguración en 1991» y, «como consecuencia del uso y de la antigüedad, el tapizado está con rozaduras y grietas, los apoyabrazos rozados y el mecanismo de movimiento de algunos de los asientos no funciona correctamente».

Por todo ello, tras las gestiones realizadas para recabar información sobre el coste de los nuevos sillones, la jefa del servicio expone los dos presupuestos recibidos. El primero sale a 2.653 euros la unidad (que hay que multiplicar por los 124 escaños) mientras que el segundo es algo más barato y cuesta, cada sillón, 2.168 euros IVA incluido. Se trata de unos sillones especiales que permiten fijar la butaca al suelo con una total libertad de movimientos. El transporte, embalaje y montaje están incluidos.

Con todo, las cifras han hecho que más de uno se lleve las manos a la cabeza pues gastar los 330.000 euros que se propone como importe máximo dejaría a los políticos a los pies de los leones. Conscientes de que es necesario abaratar el coste, las Cortes buscan alguna alternativa que pasaría por no renovar todos los sillones o incluso buscar la opción del retapizado, aunque tampoco está muy claro cómo de económica puede ser esta. La polémica ya hizo que los diputados renunciaran, a principios de legislatura, a tener un Iphone 6 y se conformaran con uno de menor coste para el erario público.

La propuesta del cambio de escaños no es la única que se ha realizado en aras de mejorar unas instalaciones donde hay goteras, grietas en las paredes, cristaleras que no se cierran o espacios con poca iluminación.

En total, los costes para acometer todas las reparaciones ascienden a 922.221 euros. Los mayores gastos, además de los escaños, son los 356.418 euros que costaría la instalación de cuatro bombas de calor. Los actuales aparatos son muy antiguos y trabajan con un gas cuya reposición está prohibida. Además, «dos de las máquinas están funcionando, a día de hoy, al 65% de su capacidad por las averías de las mismas», señala el informe de los técnicos. Para acometer parte de estas reformas, Presidencia cuenta con un remanente de algo más de medio millón ahorrado de otras partidas en el primer tramo de la legislatura.

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.