El PSOE de ZP dilapidó 448 millones de euros en cuatro desaladoras que no se usan

zapatero-ceja

Convertida en objeto de disputa electoral y lastrada por las tensiones territoriales del Estado de las Autonomías, el agua sigue siendo asignatura pendiente en España tras más de treinta años de intentos fallidos y luchas partidistas.

Algunos de estos planes ocasionaron grandes gastos a las arcas del Estado, como la apuesta por la desalación anunciada por el PSOE en 2004 tras la derogación del trasvase del Ebro.

El Gobierno socialista invirtió 594,7 millones de euros -que aún no se han terminado de pagar- en seis plantas desaladoras, aunque había previstas ocho. De ellas, cuatro están terminadas, pero están sin uso, con un coste total de 448 millones. Son las desaladoras de Torrevieja (271), Oropesa del Mar (63), Muchamiel (60) y Moncófar (54).

Sólo una de ellas ha entrado en servicio, «Alicante», con un coste de 109 millones, que ha aportado 48 hectómetros anuales a las reservas alicantinas, frente a los 350 previstos por el trasvase del Ebro para la cuenca del Júcar. Hay otra aún en obras: Sagunto (37,7).

>>>>>  Leer reportaje completo publicado por el diario ABC

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.