El Gobierno de Rajoy 'salvará' a La Sexta a cambio de que Wyoming y Évole 'moderen' sus críticas

wyoming

El Gobierno está dispuesto a tomar una decisión que podría suponer un gran alivio para las dos grandes grupos de televisión. Tanto Atresmedia como Mediaset temen que el Tribunal Supremo les vuelva a anular otros ocho canales y por eso han pedido que Moncloa se implique en una solución. El problema es que en el Ejecutivo no gusta la crítica que le hacen desde algunos programas y quiere hacer un 'intercambio' de cromos.

En caso de que el Supremo decida anular estas ocho licencias, el panorama audiovisual se quedaría en siete canales de TDT, de los 24 que hubo en la etapa de Zapatero:

En los dos grandes operadores privados, por tanto, existe inquietud ante lo que pueda pasar ya que, según explican altos directivos de ambas compañías, la desaparición de canales lastra notablemente la cuenta de resultados. Mediaset y Atresmedia, por tanto, quieren que el Gobierno dé seguridad jurídica al sector y le piden decisiones.

Según explican a El Confidencial Digital fuentes del sector, Moncloa está dispuesto a aceptar estas demandas y 'blindar' estos ocho canales amenazados de cierre. ¿Cómo hacerlo? Fuentes de las privadas aseguran que el Ejecutivo se ha comprometido a aprobar un decreto ley para dar sustento jurídico a estos canales y evitar su cierre.

Las mismas fuentes añaden que el propio Mariano Rajoy se encuentra comprometido con esta solución. El mensaje que les ha hecho llegar, a través de la secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez Castro, es que tomará la decisión antes de que acabe el año.

El Gobierno quiere salvar a La Sexta a cambio de moderar sus críticas

No obstante, desde Moncloa quieren garantizarse que las televisiones colaboren con el Gobierno y han transmitido a las dos privadas su malestar por algunos programas. En el Ejecutivo creen que estos formatos deberían bajar el tono de manera considerable.

Concretamente, en las conversaciones que han mantenido en las últimas semanas Gobierno y cadenas de televisión, los interlocutores monclovitas hablan de nombres concretos cuyos "ataques" no gustan al equipo de Rajoy.

Citan los programas de Wyoming, 'El Intermedio', de Jordi Évole, 'Salvados', o de Jesús Cintora, 'Las mañanas de Cuatro', entre otros. En Moncloa aseguran que estos programas son los más críticos con el Gobierno y que deberían moderar sus críticas como condición sine qua non para sentarse a negociar.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.