Detenido un joven en Valencia por disfrazarse de policía y cachear a un menor en la calle

generalitat-policia

El disfraz de policía local era tan auténtico que hasta dos agentes motorizados pararon para prestarle apoyo en lo que parecía una identificación de un sospechoso. El falso policía acabó con sus huesos en un calabozo tras ser descubierto cuando cacheaba a un menor en una calle de Valencia, informa Las Provincias.

Los hechos ocurrieron sobre las 20 horas del pasado viernes. Dos policías locales de la Unidad de Tráfico de Valencia patrullaban por una calle de la ciudad. La tarde transcurría con normalidad hasta que los agentes motorizados fijaron su atención en un compañero uniformado -eso creían en ese momento- que registraba a un chico y le hablaba de forma despectiva. Los policías se acercaron para colaborar con el falso agente de la autoridad, que siguió fingiendo con gran desparpajo, y le preguntaron a qué unidad pertenecía. El individuo respondió con tranquilidad que estaba destinado en el retén de Abastos y aseguró que tenía controlada la situación. También afirmó que realizaba un servicio bajo las órdenes de un tal Martínez.

Los agentes comenzaron a sospechar que podría tratarse de un impostor pese al polo con el emblema de la Policía Local, los pantalones tácticos y la pistola con funda antihurto que llevaba. Sus recelos se confirmaron cuando comprobaron que no llevaba emisora, y le pidieron entonces el número de identificación. El farsante se vio descubierto y reconoció que no era policía local. El menor se quedó perplejo ante la confesión forzada del individuo que le había atemorizado.

El falso policía, Ricardo C. C., de 21 años de edad, fue detenido por un delito de usurpación de funciones públicas y por vejaciones a un menor. Tras intervenirle la pistola con varios cartuchos detonadores, los agentes trasladaron al joven a un calabozo del complejo de Zapadores. Antes de encerrarlo le leyeron sus derechos.

Fuentes policiales precisaron que los agentes de la Unidad de Tráfico sospecharon que Ricardo C. era un impostor porque no llevaba emisora y por su actitud despectiva cuando identificaban al menor en la calle. El polo que vestía el farsante no llevaba el escudo de la Policía Local de Valencia en la parte delantera, pero es el mismo que utilizan los agentes uniformados.

La Policía Nacional se hizo cargo de las investigaciones para determinar las verdaderas intenciones del joven detenido. Algunos delincuentes se hacen pasar por agentes de la autoridad para sustraer dinero a víctimas que identifican tras mostrarles una placa falsa, pero muy pocos se ponen un uniforme como hizo Ricardo C. El año pasado, otros tres falsos policías fueron detenidos por apropiarse de dos coches de alta gama en Mutxamiel con el pretexto de una investigación.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.