La NSA espió 60 millones de llamadas de teléfono en España

obama-rajoy

Tras unos días de especulaciones, ya hay datos concretos sobre las supuestas escuchas de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense a España. Según publica el periodista americano Glenn Greenwald en El Mundo, España sí fue espiada; y no una vez, sino 60 millones de veces entre diciembre de 2012 y enero de 2013. Greenwald fue el periodista que publicó las filtraciones del exanalista de la CIA Edward Snowden sobre el espionaje de EE UU en The Guardian, medio que dejó hace dos semanas.

Este es el número de llamadas interceptadas por la agencia norteamericana que, si bien no recabó datos sobre el contenido de las conversaciones, sí lo hizo de los datos de los emisores y receptores de las llamadas, así como de su ubicación y número de serie de los teléfonos. El Gobierno de Rajoy, que hace unos días aseguraba que no tenía constancia de que la NSA estadounidense hubiera espiado a España, ha preferido no crear polémica y dar un respuesta de bajo perfil para no deteriorar las relaciones con el país norteamericano. Así, será el secretario de Estado para la UE, Íñigo Méndez de Vigo, y no el ministro Margallo, quien pedirá explicaciones al embajador de Estados Unidos en España, James Costos, a quien se le ha solicitado una reunión que tendrá lugar este lunes por la mañana.

Esto se lo pone fácil a las autoridades estadounidenses, que tratan de rebajar la gravedad de las denuncias de sus aliados, mientras los principales diarios de su país apartan la polémica de sus primeras páginas.

Pese a la polémica generada, ni The Washington Post ni The New York Times llevaban en sus portadas del domingo las acusaciones de espionaje masivo por parte de la NSA que, entre otras cosas, pinchó los teléfonos móviles de varios líderes europeos durante años, entre ellos el de la canciller alemana, Angela Merkel. Desde la pasada semana, los funcionarios estadounidenses han buscado calmar a los aliados europeos y rebajar la tensión, en medio de las nuevas revelaciones a la prensa filtradas por Snowden, quien se encuentra actualmente refugiado en Moscú. El propio presidente de Estados Unidos, Barack Obama, habló con Merkel para asegurarle que Washington "no está supervisando ni supervisará las comunicaciones de la canciller", indicó Jay Carney, portavoz de la Casa Blanca.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.