Hacienda destapa que la Infanta Cristina se gastó 30.000 euros en ropa del modisto Raúl del Pozo

infanta-cristina-y-urdangarin

Los últimos informes que la Agencia Tributaria ha remitido al juez José Castro, instructor del caso Nóos, desnudan los ingresos y gastos más íntimos y personales de la infanta Cristina de Borbón durante la última década. El más reciente, fechado el pasado día 20, revela que la hija menor del Rey pagó 30.000 euros para adquirir ropa exclusiva del afamado modisto y diseñador madrileño Jesús del Pozo, fallecido en 2011.

La duquesa de Palma, una de las más entusiastas clientas de Del Pozo, ha lucido sus creaciones en infinidad de eventos sociales y actos oficiales, entre otros en la boda de su hermano, Felipe de Borbón con la periodista Letizia Ortiz. Doña Cristina, además, mantuvo una estrecha amistad con el modisto, a cuyo funeral, celebrado en octubre de 2011 en Madrid, acudió en compañía de su secretario personal, Carlos García Revenga, imputado en el caso Nóos.

Según el último informe de Hacienda incorporado al sumario, la Infanta se gastó 20.702,96 euros en 2004 en vestidos diseñados por Del Pozo. Un año después, la cantidad pagada al modisto se elevó a 8.975,40 euros. La Agencia Tributaria apunta que esos gastos no fueron expresamente declarados por la hija de Don Juan Carlos, sino que "proceden de la declaración de la mercantil Del Pozo Moda, S. A. (...) correspondiente a comercio al menor de prendas de vestir y tocado".

Un sueldo triplicado en plena oleada de recortes

El mismo informe revela que la duquesa de Palma triplicó con creces su sueldo en La Caixa en los últimos 10 años. La entidad que preside Isidre Fainé pagó en 2004 a Doña Cristina un salario bruto de 83.000 euros, mientras que su retribución como directora del Área Social de la Fundación La Caixa ascenderá este año a 238.000. Es decir, que en plena crisis económica y de recortes salariales, la Infanta ha visto crecer sus emolumentos casi un 200%.

Hacienda también ha descubierto que la Infanta intentó colar como si se tratara de un gasto el alquiler de su palacete familiar de Pedralbes a Aizoon S. L., la empresa de la que es copropietaria junto a su marido. La Agencia Tributaria, sin embargo, detectó el engaño y rechazó admitir esa y otras facturas presentadas por la hija del Rey con la intención de desgravar.

Ya en un informe anterior relativo a la contabilidad de Aizoon e incorporado al sumario el pasado mes de mayo, Hacienda detectó que los duques de Palma habían desgravado en la cuenta de resultados de la empresa gastos personales completamente ajenos a la actividad de la misma, entre ellos, la fiesta de cumpleaños de uno de los hijos del matrimonio o un curso de coaching para directivos en el que se matriculó la Infanta. Según la Agencia Tributaria, esos gastos son "claramente pertenecientes al ámbito personal o familiar".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.