El Partido Popular se echa atrás y deja solo a Fernández Díaz en las críticas contra el matrimonio gay

partido-popular-benedicto

Vuelven los viejos complejos del Partido Popular. Las leyes y lo que diga el Tribunal Constitucional son una cosa, y sus creencias, otra. El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ya había manifestado su desacuerdo con el rechazo al recurso de inconstitucionalidad que su partido, el PP, había presentado ante la ley de matrimonio de personas del mismo sexo que aprobó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2005. Y el miércoles, en Roma, tuvo ocasión de repetir sus argumentos. "Si nos oponemos al matrimonio entre personas del mismo sexo, no podemos usar argumentos confesionales. Existen argumentos racionales que dicen que ese matrimonio no debe tener la misma protección por parte de los poderes públicos que el matrimonio natural. La pervivencia de la especie, por ejemplo, no estaría garantizada".

El ministro del Interior, que participaba en un coloquio sobre Religión y Espacio Público celebrado en la Embajada de España en Roma, hizo una encendida defensa de la vinculación de la vida pública a la religión católica. "Conozco el Parlamento y puedo decir que cuando se han aprobado determinadas leyes ha existido abdicación de las propias creencias, o increencia, pero no persecución. Si el 75% de la población española que se declara católica actuase en coherencia, determinadas leyes nunca se habrían aceptado", aseguraba en referencia a la Ley del matrimonio homosexual.

Fernández Díaz se ha quedado, al menos públicamente, solo en sus manifestaciones. El secretario de Justicia, Derechos y Libertades del PP, Iñaki Oyarzábal, dijo a través de Twitter que las palabras del ministro contra el matrimonio homosexual eran "desafortunadas" y ha asegurado que "en nada vinculan al PP".

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Bisexuales y Transexuales (FELGTB), como no podía ser menos, ha respondido al ministro en un comunicado. "Volver a cuestionar en términos anticientíficos el matrimonio igualitario, votado y apoyado por la inmensa mayoría de los españoles y avalado recientemente por el Tribunal Constitucional, es utilizar su posición de ministro de toda la ciudadanía para intentar imponer unas ideas reaccionarias y excluyentes", manifestaba públicamente. "¿Cuántos años han de pasar hasta que algunos fanáticos se enteren de que las personas LGTB tenemos hijos y que estos hijos han de ser reconocidos y respetados por sus gobernantes? No se puede tolerar que el responsable de Interior desconozca hasta ese punto la sociedad que gobierna".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.