• Portada
  • España
  • Opinión
        • Edgar Sánchez Agulló

          Editorial

          
          Editorial
          Mediterráneo Digital lanza su edición papel
          Miércoles, 06 Junio 2018
          El proyecto de MEDITERRÁNEO DIGITAL sigue creciendo imparable. Convertidos ya en toda una referencia mediática a...
      • Alejo Vidal-Quadras

        Alejo Vidal-Quadras

        
        IMAGE
        Alejo Vidal-Quadras
        Violencia política
        Martes, 16 Abril 2019
        La democracia se basa en principios básicos cuyo incumplimiento la ponen en peligro, la degradan y pueden llegar a...
      • David Enguita

        David Enguita

        
        IMAGE
        David Enguita
        Soy Gay, católico y sin diagnóstico de 'Rareza'
        Lunes, 01 Abril 2019
        Tenía cierta ilusión y sobre todo mucha esperanza puesta sobre la entrevista del Papa Francisco en 'Salvados', frente...
      • Erik Encinas

        Erik Encinas

        
        IMAGE
        Erik Encinas
        La violencia y el odio se extienden por España
        Jueves, 18 Abril 2019
        Hace ya un tiempo que vengo alertando sobre el peligro que supone el fin de la política y el inicio de caminos...
      • Iñaki Anasagasti

        Iñaki Anasagasti

        
        IMAGE
        Iñaki Anasagasti
        EH Bildu apoya la dictadura venezolana
        Lunes, 01 Abril 2019
        Fíjense en esta fotografía. Es Miren Larrion, parlamentaria de Bildu y candidata a concejala en Gasteiz. A su lado...
      • Jesús Muñoz

        Jesús Muñoz

        
        IMAGE
        Jesús Muñoz
        ADÑ en la calle por la Unidad de España
        Martes, 12 Febrero 2019
        De los innumerables asuntos que hacen insufrible la situación de la España actual, el de la desmembración de la...
      • Jordi Garriga

        Jordi Garriga

        
        IMAGE
        Jordi Garriga
        Notre-Dame y sus Quasimodos
        Miércoles, 17 Abril 2019
        Quasimodo, el jorobado de la catedral de Notre-Dame, es uno de los personajes más universales de la literatura de...
      • Juan Vicente Santacreu

        Juan Vicente Santacreu

        
        IMAGE
        Juan Vicente Santacreu
        No todas las dietas son buenas #Masby
        Domingo, 31 Marzo 2019
        Todos hemos hablado alguna vez de las dietas y hasta algunos hemos seguido alguna en nuestra vida. La mayoría...
      • Miguel Bernad

        Miguel Bernad

        
        IMAGE
        Miguel Bernad
        Los ejes del Sistema
        Sábado, 13 Abril 2019
        Los ejes del Sistema. Lo que los españoles demandamos a los predicadores que nos representan el 28 de abril. 1º.- Un...
      • Pilar Enjamio

        Pilar Enjamio

        
        IMAGE
        Pilar Enjamio
        Síndrome Post Traumático en la última víctima de El Chicle
        Sábado, 13 Abril 2019
        La terrible situación vivida y que recordará en multitud de ocasiones, no sólo a través de terrores nocturnos o...
      • Ramiro Grau

        Ramiro Grau

        
        IMAGE
        Ramiro Grau
        España es ansí
        Viernes, 19 Abril 2019
        ¿Alguien entiende a España y a los españoles…? Yo no, desde luego.
  • Sucesos
  • Identitarios
  • Sociedad
  • Finanzas
  • Gente y TV
  • Historia
  • Feminismo
  • MD Sports
  • Humor
  • Sexo

Dom04212019

Última actualizaciónDom, 21 Abr 2019 7pm

Discurso de Navidad de Felipe VI: corrupción, regeneración, Cataluña y Constitución

felipevi-navidad

Sin contemplaciones». Así ha instado el nuevo Rey a luchar contra la corrupción en España, apenas un día después de que el juez Castro ordenara sentar en el banquillo a su hermana, la Infanta Cristina, por un presunto delito contra la Hacienda Pública. Claro que, en el estreno navideño de su reinado, Felipe VI apenas se distinguió de su padre al hablar entre líneas sobre las conductas irregulares de sus familiares -el Rey Juan Carlos pidió una «justicia igual para todos» en la Nochebuena de 2011, a los pocos días de la imputación de su yerno, Iñaki Urdangarin-. El actual Monarca sí fue directo y al grano en lo que se refiere a la corrupción de los «servidores públicos».

Y es que su primer mensaje oficial, tras lanzar la tradicional felicitación de Navidad desde el Palacio de la Zarzuela, fue que la Corona ha recogido como propias la «indignación» y el «desencanto» de los españoles hacia quienes se han apartado, con sus «conductas», del «comportamiento que cabe esperar de un servidor público».

El primer jefe de Estado propiamente constitucional, que apenas innovó el escenario al uso para no distraer la atención sobre su discurso, fue literal en el argumentario del Ejecutivo acerca de que «los responsables de esas conductas irregulares están respondiendo de ellas», y ello es «prueba del funcionamiento del Estado de Derecho». También lo fue al subrayar que «la gran mayoría» de los políticos «desempeñan sus tareas con honradez».

'Debemos cortar de raíz y sin contemplaciones la corrupción'

No obstante, y tras aludir a «la crisis» como telón de fondo, el Monarca puso el acento en la prevención hacia el futuro y en frases con clara vocación de titular: «Debemos cortar de raíz y sin contemplaciones la corrupción». Haciéndose intérprete de la «inquietud» ciudadana por tantos casos que en absoluto citó, como Gürtel, los falsos ERE, los cursos de formación, el clan Pujol..., Felipe VI abundó: «Los ciudadanos necesitan estar seguros de que el dinero público se administra para los fines legalmente previstos; que no existen tratos de favor por ocupar una responsabilidad pública; que desempeñar un cargo público no sea un medio para aprovecharse o enriquecerse».

Y quiero añadir ahora que necesitamos «una profunda regeneración de nuestra vida colectiva». «Y en esa tarea», volvió a insistir, «la lucha contra la corrupción es un objetivo irrenunciable».

Después de lanzar su andanada contra los corruptos y su compromiso «sin contemplaciones» familiares ni de ningún tipo en esta lucha nacional, el Rey habló del paro y de la crisis. Aquí volvió a emular, hasta la literalidad, tanto el diagnóstico del Gobierno -sobre las cifras «inaceptables» de desempleados-, como su optimismo -«hemos recuperado el crecimiento económico»- . Pero introdujo dos mensajes clave. Primero, instó a la unidad de «los agentes políticos, económicos y sociales» en la lucha contra el paro, «anteponiendo sólo el interés de la ciudadanía». «Porque la economía debe estar siempre al servicio de las personas», redundó.

El segundo mensaje, ya clásico en los discursos de un Rey de aparente y marcada vocación social, fue que «debemos proteger especialmente a las personas más desfavorecidas y vulnerables». En este sentido, llamó de manera expresa a la necesidad de «garantizar nuestro Estado del Bienestar». Todo un aviso a navegantes, que tal vez fue especialmente acogido por la izquierda parlamentaria.

'Millones de españoles llevan, llevamos, a Cataluña en el corazón'

Pero si algo llamó la atención de la alocución que esta noche llegó al cuarto de estar de los españoles, es que, por primera vez, el Rey habló del problema de Cataluña, sin eufemismos y con todas las letras: «Quiero referirme ahora también a la situación que se vive actualmente en Cataluña», arrancó.

Claro que lo que dijo a continuación no escondió ninguna sorpresa. El Monarca se mostró escrupuloso en la alusión a la Constitución como garante de «nuestra unidad histórica y política» y del respeto a la pluralidad y «personalidad» de «todos». Y en ese «todos» incluyó luego a «cada Comunidad, cada pueblo, cada territorio de España, cada ciudadano».

Pero en relación al desafío independentista, la réplica de Felipe VI abundó más en los sentimientos: «Millones de españoles llevan, llevamos, a Cataluña en el corazón. Como también para millones de catalanes los demás españoles forman parte de su propio ser. Por eso me duele y me preocupa que se puedan producir fracturas emocionales. Nadie en la España de hoy es adversario de nadie», sentenció, antes de insistir en su retórica de buenos deseos: «Los desencuentros no se resuelven con rupturas emocionales o sentimentales. Hagamos todos un esfuerzo leal y sincero ...», vino a repetir.

Lejos de hacerse eco de la polémica política en torno a la reforma de la Constitución, el Monarca pidió el «respeto» a la Carta Magna de 1978, por ser «la garantía de una convivencia democrática, ordenada, en paz y libertad». Y aunque sólo con palabras genéricas, llamó a seguir construyendo «todos juntos un proyecto que respete nuestra pluralidad y genere ilusión y confianza en el futuro».

España, futuro, confianza: éstas fueron las tres palabras más repetidas a lo largo del primer discurso navideño de Felipe VI, quien por encima de los problemas señalados y de la reconocida «preocupación social» de los españoles, hizo una llamada, primero, al «sosiego» y a la «serenidad» de la ya «consolidada» democracia española; y después, a la «esperanza» y la «ilusión» por «los tiempos nuevos».

'Me he sentido querido y apreciado, y os lo agradezco de corazón'

Fiel a su costumbre de pronunciar largos discursos, y desafiando la máxima de que la atención del televidente se pierde a los 10 minutos, Felipe VI habló más de 12 (su padre, el Rey Juan Carlos, llegó a reducirlos a ocho minutos). Claro que el Monarca quería aprovechar para dar las gracias a los españoles por la acogida de su nuevo reinado.

«El mes de junio pasado», constató por primera vez, «España se dio a sí misma y al mundo un ejemplo de seriedad y dignidad en el desarrollo del proceso, de acuerdo con nuestra Constitución. Y a lo largo de estos últimos meses me habéis rodeado de vuestro respeto, afecto y cariño. Sinceramente, me he sentido querido y apreciado, y os lo agradezco de corazón».

>>>>>  Leer articulo completo publicado por el diario El Mundo

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.