La prensa culpa a los neonazis del asesinato de un indigente rumano: el homicida era sudamericano

asesinato-calle

Asesinado en plena calle y de madrugada. Un vagabundo de origen rumano de 58 años de edad, Miluta G., murió en la madrugada de este viernes al recibir una brutal paliza en la calle Arcipreste Vicente Gallart en el barrio valenciano del Cabanyal. El autor del crimen, un joven de unos 30 años, también intentó agredir presuntamente a una pareja que trató de auxiliar a la víctima.

Los hechos ocurrieron minutos antes de la una de la madrugada. El teléfono de emergencias 112 recibió a las 0.56 horas la primera llamada que alertaba de la presencia de un hombre en el suelo con la cabeza ensangrentada. Una pareja que se dirigía a su domicilio encontró el cuerpo del indigente, junto a dos contenedores, en medio de un charco de sangre. Bajaron del coche para ayudar a la víctima porque creían que había sufrido una caída accidental, pero vieron cómo un individuo de unos 30 años y tez morena, que vestía ropa deportiva de color claro, corría hacia ellos. «Nos asustamos y nos fuimos», explicó el joven, que posteriormente se enteró del violento crimen.

Tras las llamadas recibidas en el 112 y la sala del 091, una veintena de coches patrulla de la Policía Nacional y Policía Local acudieron con urgencia al lugar, pero el homicida logró eludir el cerco policial. Una ambulancia del SAMU también se movilizó. El médico sólo pudo certificar la muerte del indigente.

Los policías localizaron a varios testigos. Uno de ellos declaró que vio cómo un joven de aspecto sudamericano propinaba puñetazos y patadas a la víctima, que no se podía defender porque cayó al suelo con los primeros golpes. La descripción del agresor coincidía con la del individuo que asustó a la pareja que intentó ayudar al indigente. Tras supervisar las primeras investigaciones, el juez ordenó sobre las tres de la madrugada el traslado del cadáver al Instituto de Medicina Legal de Valencia. Miluta G. tenía golpes por todo el cuerpo y fracturas en la cabeza, según apreció el forense y la policía. Los agentes del Grupo de Homicidios y de la Policía Científica realizaron una minuciosa inspección en el escenario del crimen hasta pasadas las cuatro de la madrugada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.