• Portada
  • España
  • Opinión
        • Edgar Sánchez Agulló

          Editorial

          
          Editorial
          Mediterráneo Digital lanza su edición papel
          Miércoles, 06 Junio 2018
          El proyecto de MEDITERRÁNEO DIGITAL sigue creciendo imparable. Convertidos ya en toda una referencia mediática a...
      • Alejo Vidal-Quadras

        Alejo Vidal-Quadras

        
        IMAGE
        Alejo Vidal-Quadras
        La Europa que viene
        Lunes, 13 Mayo 2019
        El próximo 26 de Mayo no sólo se elegirán los miembros del Parlamento Europeo, sino que esta fecha marcará el...
      • David Enguita

        David Enguita

        
        IMAGE
        David Enguita
        Soy Gay, católico y sin diagnóstico de 'Rareza'
        Lunes, 01 Abril 2019
        Tenía cierta ilusión y sobre todo mucha esperanza puesta sobre la entrevista del Papa Francisco en 'Salvados', frente...
      • Erik Encinas

        Erik Encinas

        
        IMAGE
        Erik Encinas
        La Iglesia Católica es la más perseguida con diferencia
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Ser católico en pleno siglo XXI, no es tarea fácil. En muchos países te lleva hasta la muerte, porque los...
      • Iñaki Anasagasti

        Iñaki Anasagasti

        
        IMAGE
        Iñaki Anasagasti
        Y ahora, Europa
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Al menos dos de cada tres normas que nos afectan en nuestras vidas se aprueban en Bruselas y el Parlamento Europeo es...
      • Jesús Muñoz

        Jesús Muñoz

        
        IMAGE
        Jesús Muñoz
        ADÑ en la calle por la Unidad de España
        Martes, 12 Febrero 2019
        De los innumerables asuntos que hacen insufrible la situación de la España actual, el de la desmembración de la...
      • Jordi Garriga

        Jordi Garriga

        
        IMAGE
        Jordi Garriga
        ¡La Virgen!
        Sábado, 18 Mayo 2019
        El pasado lunes 13, en el marco de una exposición de la Delegación de Igualdad de la Diputación de Córdoba titulada...
      • Juan Vicente Santacreu

        Juan Vicente Santacreu

        
        IMAGE
        Juan Vicente Santacreu
        Partido Popular
        Viernes, 10 Mayo 2019
        Teóricamente el Partido Popular representa, o ha representado, las aspiraciones de muchos ciudadanos de derechas de...
      • Miguel Bernad

        Miguel Bernad

        
        IMAGE
        Miguel Bernad
        El sepulturero de la Moncloa
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Los españoles asisten atónitos que el sepulturero de la Moncloa (llamado Pedro Sánchez) haya fijado la fecha del 10...
      • Pilar Enjamio

        Pilar Enjamio

        
        IMAGE
        Pilar Enjamio
        La ludopatía, una de las peores drogas
        Sábado, 18 Mayo 2019
        La actualidad nos habla de una joven que usaba burundanga aún a sabiendas de su toxicidad, que puede acabar con la...
      • Ramiro Grau

        Ramiro Grau

        
        IMAGE
        Ramiro Grau
        Limpiar el CGPJ
        Domingo, 19 Mayo 2019
        El escándalo de los fines de semana caribeños del anterior Presidente del Consejo General del Poder Judicial, al fin...
  • Sucesos
  • Identitarios
  • Sociedad
  • Finanzas
  • Gente y TV
  • Historia
  • Feminismo
  • MD Sports
  • Humor
  • Sexo

Mar05212019

Última actualizaciónMar, 21 May 2019 10pm

Castellón, la pequeña Rumanía: el 20% de la población de la província ya es de origen rumano

rumanos-gitanos-1

De la misma forma que Nueva York tiene su barrio Chino, la capital de la Plana tiene su 'pequeña Rumania' en el corazón de la ciudad. Un grupo de extranjeros que si bien al inicio de la crisis de 2008, la mayoría anunciaba que tenía intención de regresar a su país, hoy en día queda claro que no ha sido así. Sí es cierto que algunos han optado por volver, sobre todo aquellos que estaban en situación irregular, pero la inmensa mayoría ha optado por seguir viviendo en la provincia.

Y una de las claves es la segunda generación de rumanos que considera la Plana como su casa. Un sitio próspero -en comparación con el país transbalcánico- en donde seguir viviendo y construyendo su futuro. Son los primeros rumanos criados en Castellón.

Pese a la crisis, se calcula que hay una colonia de 50.000 rumanos en Castellón. Detrás de cada uno de ellos se esconden pequeñas historias particulares que tejen, al final, la historia en mayúsculas: éxodos épicos a un país nuevo, sin conocer el idioma y arriesgándolo todo por cambiar su destino. En conversación con Las Provincias, Giorgeta explicaba que «es muy difícil venir, pero si ves que no hay futuro, te arriesgas». Su objetivo fue, una vez llegó a la Plana ayudar a su familia para que pudieran comprarse un burro, que es la principal herramienta de trabajo en el campo. Primero lo hizo ella, detrás vinieron sus hermanos.

Un caso como miles. «Llegué sin saber castellano y me puse a trabajar en una vivienda, cuidando a una señora, que sólo sabía hablar valenciano». No se lo pensó: se apuntó a clases de castellano y, poco a poco, fue entendiendo el valenciano.

Aprendió a cocinar paellas, tortillas... Todo lo que su «señora» le pedía hasta que llegaron los papeles. Su hija, hoy ya de 17 años, no quiere regresar. «Vine a España para que mi hija pudiera comer y ahora se tiene que poner a régimen porque ha engordado», relata con ironía. Poco a poco, sabe que lo único que le une a Rumania son sus padres. El resto, está aquí.

Hace unos años, en pleno 'boom' económico, los vecinos de Castellón quedaron asombrados por la llegada de rumanos pero, hoy en día, en algunos barrios de la capital, lo raro es ser de Castellón. Un ejemplo de ello es el barrio de San Miguel. Allí, en la calle Larra y al calor del consulado de Rumanía han aflorado decenas de comercios gestionados por rumanos.

Negocios propios, calles, plazas, un 'gueto' rumano.... y políticos municipales

La crisis ha hecho que la colonia rumana se haya convertido en un verdadero matriarcado, ya que son las mujeres las que están tirando de la economía familiar en estos momentos. «Nuestros maridos son machistas por como los han educado y muchas de nosotras no trabajábamos en nuestro país». De hecho, como en todas las dictaduras, las mujeres rumanas estuvieron sometidas bajo el régimen comunista de Ceausescu. «En mi país, hasta que murió el dictador estaba prohibido llevar pantalones vaqueros», explica Giorgeta, pues se consideraba que esta prenda era enemiga del proletariado de Rumania.

Un país que, en el fondo, tiene mucho que ver con España por su pasado. Hace ahora 15 años el país vivió un gran acontecimiento que consistió en el desmantelamiento de la industria pesada de la nación. En la comarca de Dambovita, muy cerca de Bucarest, 10.000 obreros se vieron de un día a otro sin trabajo y se calcula que un centenar de ellos optaron por ir en busca de fortuna y acabaron en Castellón. El resto, ya es historia. Hoy por hoy los rumanos son ya un grupo organizado en la provincia que cuenta con varias asociaciones formales que trabajan, sobre todo, en la integración y en facilitar la llegada a los nuevos compatriotas.

En Castellón ya han dejado su huella y no sólo con los cada vez más comercios creados, sino porque ya cuentan con una plaza: la plaza Bucarest, ubicada en una zona residencial de crecimiento en la parte este de la localidad.

Asimismo, su presencia ha hecho que algunos puntos de la ciudad se hayan convertido en un 'gueto' rumano: por ejemplo, la avenida Rey Don Jaime o la plaza María Agustina, conocida ya popularmente como María Agustinova.

Tal es así que la comunidad rumana hizo hace unos años que un pope rumano (equivalente al obispo católico) aterrizara en las tierras de la Plana. Ahora, decenas de locales sirven como templos donde rezar y son muy pocos los que no acuden al rito ortodoxo.

Este año, este grupo de inmigrantes volverán a centrar las campañas políticas ya que en muchas localidades donde su voto puede cambiar el ganador de las elecciones. Poco a poco, los candidatos comenzarán a prestar su atención en el colectivo.

Mientras tanto los más de 50.000 extranjeros siguen viviendo según sus costumbres, aunque adaptadas a la vida castellonense: fuman cigarrillos Carpati, sin filtro, y que son los más baratos del país; bailan su propia música (el rap manele); siguen bebiendo tzuica, el típico aguardiente de su país y comiendo el típico pan a base de suero de leche de cabra y tratando, sobre todo, de sobrevivir.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.