¡Basta! Los okupas se multiplican en Benicalap y echan a los vecinos de sus viviendas

okupas-benicalp

Los vecinos de Benicalap se reunieron el pasado 3 de marzo con el alcalde de la ciudad, Joan Ribó, tras seis meses exigiendo el desalojo de los okupas que habitan en más de diez viviendas de dos portales situados en la calle Picayo por «problemas de convivencia».

Los vecinos ya denunciaron que soportan desde hace «cuatro años» la existencia de excrementos, orines y todo tipo de residuos en las zonas comunes del edificio, así como también ruidos constantes que interfieren en el descanso.

El encuentro con el primer edil se saldó con el compromiso del Ayuntamiento de mediar con los ocupantes de las viviendas así como también con los propietarios, en su mayoría bancos, según comunicaron los vecinos. Además, el consistorio aseguró que distintas concejalías, como la de Bienestar Social o Sanidad, pasarían a intervenir también en el conflicto.

En los últimos meses han sido más de tres las familias que se habían visto obligadas a abandonar su morada ante una situación «insoportable». Los vecinos manifestaron que además de la suciedad permanente en la finca, también los okupas robaban bombillas de los pasillos y les amenazaban, algo que nunca llegaron a denunciar formalmente «por miedo». Hace un año, la administración local ya intervino para extraer enseres y suciedad en los recintos, con la que se llenaron por completo dos camiones.

Tras la reunión con Ribó, los afectados aseguraron sentirse «satisfechos» por haber sido atendidos después de solicitarlo medio año y piden no dejar de seguir un problema que altera por completo el bienestar y la convivencia de los vecinos de Benicalap.

>>>>> Los vecinos ya no pueden más: okupas siembran el caos en un barrio residencial de Estepona

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.