No nos podemos ni morir: el tanatorio de Torrevieja acumula cadáveres por sus instalaciones

tanatorio-torrevieja

La Consellería de Sanidad y el Juzgado de Instrucción de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Torrevieja han recibido dos denuncias para esclarecer presuntas irregularidades que se podrían estar dando en el tanatorio de Torrevieja, gestionado por el Grupo ASV. Los hechos han sido denunciados por el supuesto incumplimiento del Reglamento del Consell, decretos 39/2005 de 25 de febrero y 195/2009 de 30 de octubre, que regula las prácticas de Policía Sanitaria Mortuoria en el ámbito de la Comunidad Valenciana.

Y es que, según señalan las denuncias, este tanatorio utiliza las cocheras, situadas en la planta baja del edificio, para almacenar cadáveres, -hasta cinco o seis, independiente de la estación del año-, cuando las cuatro salas de velatorios y la cámara de congelación están repletas de cuerpos.

En la cochera también se sitúan las taquillas de los empleados, quienes tienen que apartar las camillas donde se depositan los cuerpos para poder cambiarse. El espacio es compartido así por difuntos, trabajadores, recipientes para basuras, vehículos y otros enseres. Además, debido a las inadecuadas condiciones de este espacio, se ocasionan olores y emanaciones debido a la putrefacción, según la denuncia. En otras ocasiones y siempre por la falta de espacio y condiciones del tanatorio de Torrevieja, según las denuncias, los difuntos se ubican en las salas de los velatorios en caso de que no estén en esos momentos ocupadas. A pesar de ello la temperatura no es la adecuada para la optima conservación.

La legislación de Policía Mortuoria indica que en caso de acumulación de cadáveres en un determinado tanatorio, estos deben ser trasladados a otros para ser atendidos correctamente. Algo que aquí, al parecer, no se cumple.

Cuando los cadáveres no se ubican en lugares adecuados para su conservación, "se rompe la cadena de frío y el ciclo de conservación de los cuerpos, por lo que su degradación se acentúa", según las denuncias. En las cocheras se da esta circunstancia, ya que "se registran temperaturas extremas" tanto en verano como en invierno.

Por otro lado se denuncia que en la sala de preparación donde se realizan las natopraxias ( práctica que se realiza sobre los cadáveres de higienización, conservación, embalsamamiento, restauración, y cuidado estético) existen carencias en cuanto a las condiciones de extracción de aire y gases tóxicos derivados del uso de productos como el formol.

Además, esta dependencia también se utiliza como deposito para varios cadáveres, en vez de estar ocupado por uno solo para ser preparado para el velatorio. En este mismo lugar la mesa de acero inoxidable de preparación de cuerpos es utilizada para depositar ataúdes con cadáver en su interior.

En los escritos presentados en el Juzgado de Torrevieja y en la consellería de Sanidad se expone que las extracciones de los fluidos de los difuntos cuando se arreglan "van directamente al alcantarillado" / El Mundo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.