El Ayuntamiento de El Puig vuelve a invertir dinero público para que los vecinos se lancen ratas

elpuig-ratas

El público quería ratas y hubo ratas. Hacia las 17.00 horas del domingo se iniciaron las cucañas de las fiestas de Sant Pere de El Puig (Valencia), conocidas como la "Trencà dels perols". Los quintos comenzaron a romper los tradicionales peroles, colgados en una cuerda de una parte a otra de la Plaza de la Constitución con un bastón. Dentro había confetti y golosinas. Pero entre los cerca de 300 vecinos congregados en la Plaza de la Constitución inmediatamente se empezaron a oír voces pidiendo "¡Ratas, ratas!". Y de pronto, en apenas unos segundos, de entre algunas personas que asistían a la fiesta surgieron los rodeores, muertos.

En seguida mayores, adultos, niños... los cogían con las manos y se los lanzaban unos a otros. Los animales, de unos 20 centímetros, volaban de una parte de la plaza a la otra. La gente se divertía. A algunas personas les repelían los roedores así que cuando les caían cerca se retiraban espantadas. Pero eso sí, todos los presentes participaban y reían de la fiesta. Nadie hizo un ademán de impedir que se celebrase esta supuesta tradición, pese a la prohibición de que haya ratas en la fiesta. Ni nadie se marchó de la plaza hasta que terminó el acto. Los cadáveres de roedores se estrellaban contra el pavimento y las paredes.

Los agentes de la Policía Local y de la Guardia Civil que se veían por el pueblo en la tarde de ayer se quedaron en la explanada contigua al monasterio de El Puig, donde estaba instalada una feria de atracciones. Sin embargo, no se vio a ninguno en la "Trencà dels perols" ni en el lanzamiento de rodeores. Lo cierto es que no hubo incidentes de ningún tipo, salvo que varios vecinos se lo pasaron en grande tirando las ratas a dos periodistas que seguían el acto desde el edificio donde se encuentra una sucursal bancaria. También un cámara de televisión fue víctima de algunas bromas pesadas con otro animal como protagonista.

El Ayuntamiento de El Puig y los Clavarios de Sant Pere hicieron público un comunicado esta semana en el que afirmaban que no habría ratas ni otros animales en la "Trencà dels perols". Efectivamente, dentro de los recipientes había golosinas y pequeños juguetes. Tampoco los quintos, que permanecieron en el centro de la plaza durante todas las cucañas, sacaron rodeores. Eso sí, varios de ellos participaron de esta siniestra batalla, denunciada por varias entidades animalistas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.