Última actualizaciónSáb, 06 Jun 2020 7pm

Desalojado 'de urgencia' el Hogar Social Madrid por ayudar 'sólo a los españoles'

okupas-hogarsocial

Vergonzoso que el Estado desaloje 'de urgencia' un centro en el que 'sólo' se ayuda a españoles y se mantengan abiertos miles de locales en los que el 90% de los asistidos son extranjeros. Enfermos de endofobia

Un mes y cuatro días después de ser 'okupado', el Hogar Social Ramiro Ledesma es desalojado por la Policía sin que los tres inquilinos que allí se encontraban opusieran resistencia.

Un fuerte dispositivo policial, compuesto por una veintena de agentes y seis 'lecheras' se ha desplazado hasta los números 11 y 13 de la calle Juan de Olías en torno a las 7.30 horas. No ha sido hasta que ha llegado la secretaria judicial, a las ocho en punto, que los agentes han comenzado a llamar a la puerta.

Pasada media hora han salido sin oponer resistencia los tres inquilinos que en ese momento se encontraban durmiendo en la casa 'okupa' patriota. Ninguno de ellos era 'skinhead'. Uno de ellos, el primer hombre acogido en el edificio, ha comenzado a gritar en inglés a los medios que se habían desplazado hasta allí. "¿Dónde voy a ir yo ahora?, no tengo ni casa ni trabajo", se lamentaba el ciudadano español de ascendencia irlandesa que llevaba casi un mes viviendo en la casa 'okupada'.

El desalojo se ha llevado a cabo "de urgencia", a petición de la delegación del Gobierno, que ha acelerado los trámites para expulsar de allí a los okupas, que entraron el 15 de agosto al inmueble perteneciente al entorno del empresario chino Gao Ping, imputado en el 'Caso Emperador'. Los miembros del Ramiro Ledesma no se esperaban el desalojo, ya que hoy mismo tenían pensado recurrir la orden del magistrado del juzgado de instrucción número 48. Según un portavoz el plazo se les acababa mañana sábado.

La 'okupación' no ha estado muy bien considerada durante este tiempo en este barrio que cuenta con una importante población extranjera. Algunos de los curiosos que se han acercado hasta allí atraídos por el dispositivo policial manifestaban su alegría tras conocer que estaban desalojando el edificio.

El futuro de este colectivo, cuya presencia en el barrio de Estrecho ha propiciado numerosos incidentes con radicales de extrema izquierda, podría estar no muy lejos de la que hasta esta mañana ha sido su sede, ya que un empresario del distrito de Tetuán les ha ofrecido uno de sus locales y un donativo de 400.000 euros para continuar con su labor de dar cobijo y alimento "sólo a ciudadanos españoles".


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.