Un peligroso éxtasis triunfa y siembra el pánico en las fiestas del Orgullo Gay de Madrid

chueca

Un peligroso éxtasis líquido que se mezcla con otras sustancias ha sido distribuido este pasado fin de semana por algunos locales de Madrid. La Policía Municipal ha detectado la sustancia a raíz de varias intervenciones que han tenido que realizar los servicios de emergencias. En concreto, dos personas han tenido que ser atendidas en sendos establecimientos por ingerir estupefacientes de este tipo.

Los incidentes se han producido en los locales We Rock, situado en la calle Costanilla de Los Ángeles, y Shangai, ubicado en la calle Veneras, ambos localizados en el distrito centro de Madrid y muy próximos entre sí. Las dos personas afectadas han sido trasladadas al hospital La Paz, en un caso, y al Clínico, en el otro.

Según fuentes policiales, que consultaron con testigos, en ambos locales había más ciudadanos consumiendo este tipo de sustancia, aunque los dos mencionados son los más perjudicados y se encuentran actualmente en estado grave. Las mismas fuentes aseguran también que se trata de narcóticos que suelen adquirirse por internet y que se mezclan con otro tipo de sustancias fuertes, incluso "desatascadores".

La Policía trata de analizar los componentes del material ingerido durante el fin de semana al tiempo que investiga quién ha podido suministrarlo. Sobre este último punto no se descarta ninguna posibilidad -que lo haya distribuido alguno de los locales o que haya sido un proveedor externo-, ya que la sustancia ha sido detectada en establecimientos cercanos entre sí y de manera puntual durante este pasado fin de semana, coincidiendo con las fiestas del Orgullo Gay que han tenido lugar en la capital de España.

En un tercer local, situado a apenas 40 metros de los otros dos, la cosa fue un poco más allá. Varios agentes de la Unidad de Centro de la Policía Municipal realizaron una inspección y abrieron expediente por "tolerar el consumo de sustancias estupefacientes" dentro del establecimiento e incumplir supuestamente la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas.

La Policía Municipal también denunció a los propietarios del local Guacaracha -situado en la Cuesta de Santo Domingo- por permitir un exceso de aforo. En concreto, los agentes contaron una por una las personas que ocupaban el establecimiento y observaron que duplicaba el límite permitido. Durante su intervención, detuvieron a una persona e identificaron a otra.

Los agentes investigan si las sustancias que consumieron en este último local tienen algo que ver con las que ingirieron las dos personas intoxicadas en los dos primeros recintos. También indagan si los dos detenidos ayer con 970 pastillas de éxtasis en la calle Hortaleza están vinculados con la peligrosa droga. Uno de los arrestados era español y el otro búlgaro. Ambos portaban píldoras con logotipos de tortugas ninja, de flores y de estrellas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.