Mercancía en manos de la banca: nace la nueva venta de pisos con los inquilinos dentro

cola-oficina-de-empleo

Las prisas de los bancos por vender sus viviendas cuanto antes están dando lugar a situaciones variopintas. Una práctica que se repite cada vez con más frecuencia es la "venta de viviendas sin posesión", que consiste en la pre-venta de la vivienda ya adjudicada por el banco pero que aún tiene a los ex dueños dentro al encontrarse en un proceso de desahucio. Estos pisos se suelen cerrar a un precio menor.

Con esta operación se busca optimizar la venta y conseguir pagar los menores impuestos y gastos de mantenimiento posibles según recoge el portal inmobiliario líder del sector, idealista.com. El comprador sabe que ha hecho una señal por una casa que todavía tiene inquilinos y recibe a cambio un precio "chollo" pero tiene que esperar un tiempo para poder tomar posesión.

Cualquier persona puede acceder a estas compras, pero suelen ser acaparadas por inversores que suelen estar habituados a estas prácticas y a los que les asusta menos entrar en una operación así.

1- El comprador entrega una señal que varía en función del banco y que puede ser, por ejemplo, de 3.000 euros o del 15% del total del valor de la casa, con lo que "señaliza" la compraventa de la vivienda.

2- El vendedor se compromete en este contrato a que, en un plazo determinado, se pueda entrar a vivir (tras el desalojo). También hay contratos temporales, por ejemplo, de seis meses, en los que se contempla que transcurrido el plazo se puede renovar o anular el proceso. Si se llegara a este último caso, entonces el particular recibiría la señal aportada. El por qué de un contrato a renovar cada seis meses responde a que el proceso de desahucio puede durar más o menos de lo estimado.

Otra modalidad es que el banco ofrece la posibilidad al comprador de hacerse cargo de los gastos de la ejecución del desahucio a cambio de un precio aún más atractivo. Esto significa que el comprador debería contratar a un abogado y procurador para encargarse de dicho proceso. En este tipo de operaciones, el precio es atractivo, a parte de lo obvio, porque el interesado hace una 'compra a ciegas' ya que no conoce el estado de la vivienda ni cómo le van a recibir sus inquilinos. 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.