La izquierda vuelve al año 1936: queman la casa de un alcalde del PP con sus hijos dentro

incidentes-valencia

A pesar de que el ministerio del Interior haya ordenado recientemente indentificar a y detener a quienes hagan escrache, la «amenaza» no parece haber surtido efecto. El intento de incendio de la casa del alcalde popular de Fuente del Maestre la madrugada del lunes, cuando se encontraba su familia dentro, ha sido la última «gesta».

Si el titular de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, y el vicesecretario general de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons y –quien junto a otros compañeros acudió la semana pasada a la comisaría del Congreso para denunciar este «acoso»–, fueron las primeras víctimas, el acto de ayer sobrepasó los límites.

Unos desconocidos colocaron la unas pastilla de encender fuego en la puerta del domicilio de Juan Antonio Barrio, alcalde de Fuente del Maestre (Badajoz). La puerta de la casa del edil comenzó a arder cuando el acalde, que se había quedado viendo la televisión más tarde de lo habitual, escuchó el ruido de la madera quemada y consiguió, entre la gran humareda apagarlo. En el interior del domicilio se encontraba su mujer y sus dos hijos de 10 y 4 años durmiendo. La puerta incendidada está junto a la cochera lo que podría haber provocado un daño mayor. Barrio, lleva 10 años de alcalde, y 26 de concejal en el municipio. «No sé si es por mi condición de diputado regional. Descarto que sean ni de PSOE ni de IU, porque con todos tengo un trato correcto y me han llamado para mostrar su apoyo».

Preocupado, el alcalde de Fuente del Maestre, no ha podido dormir en toda la noche. «Yo el puesto de alcalde no lo he heredado. Estoy aquí porque me han elegido los vecinos , no 15 o 20 que se juntan un día para hacer estas cosas. Si quieren elecciones y cambiar de alcalde no hay problema». A pesar del susto, no piensa dejar la política. «No les voy a dar la razón a los que han querido quemar mi casa con mi familia dentro». Se están pasando unas líneas rojas excesivas. ¿Y si hoy se hubiera tenido que lamentar la muerte de cuatro personas? Parece que la historia sigue repitiéndose cíclicamente. En España, empezamos a alcanzar los albores más peligrosos del año 1936. Lo próximo, la quema de conventos. Por el bien general, esperemos no tener que volver a desembocar en tan trágico final; por el momento, estamos calcando peligrosamente el prólogo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.