El Estado acepta transferir a Cataluña 2.300 millones de euros confiando en el 'seny' de la Generalitat

rajoy-mas-grande

La cifra no está determinada. Pero ya parece claro que el Gobierno ha tomado la decisión de entregar a Cataluña una parte del Fondo de Liquidez Autonómico que todavía estaba pendiente de repartir. La prioridad es sufragar los servicios públicos de los ciudadanos catalanes al margen de los órdagos soberanistas, indican las fuentes consultadas.

La comunidad todavía presidida por Artur Mas será otra vez la mayor beneficiaria de estos préstamos, llevándose la mayor asignación del remanente. Y se trabaja con toda celeridad para poder aprobar el desembolso la semana que viene. Y no sólo a Cataluña en particular, sino a todas aquellas que lo hayan solicitado.

Sin embargo, el reparto de esos 9.000 millones está supeditado a que las Comunidades aprueben sus planes de reequilibrio financiero. Pese a haber aprobado ya uno en julio con la intención de conseguir esos fondos cuanto antes, la Generalitat tendrá que pasar la vergüenza de aprobar un plan de reequilibrio financiero al mismo tiempo que proclama el desacato a las autoridades españolas.

La aprobación de este plan de ajuste es condición 'sine qua non' para poder obtener los recursos. Y Cataluña tiene que volver a elaborar otro porque no contabilizó en años pasados gastos por sus inversiones en carreteras y prisiones, unos desembolsos que se realizaron bajo el formato de la colaboración público-privada. Los pagó el Ministerio de Hacienda en sus sucesivos planes de liquidez, pero la Generalitat no se los apuntó en las cuentas. Y ahora tendrá que rehacer el plan financiero con el fin de tener en cuenta en 2015 el impacto presupuestario de esos 1.300 millones de euros por contabilizar.

No obstante, fuentes de Hacienda explican que el nuevo plan de ajuste no tendrá que contemplar grandes esfuerzos tal y como se pensaba porque ese apunte contable no se repetirá el próximo año en las cuentas. Se trata de un simple 'one-off' y lo importante siempre es la trayectoria descendente del déficit, destacan. Aun así, la Cataluña sigue con el déficit descontrolado y sí que se le exigirá más contención en el gasto.

Hacienda subraya que esos pagos se destinarán exclusivamente a costear servicios sociales, sobre todo en sanidad y educación. La vacuna de la hepatitis C consumirá una parte sustancial de los beneficios. De hecho, la propia normativa del FLA establece que el Fondo paga a través del ICO las facturas presentadas por las Comunidades.

Aunque se siguen barajando escenarios para restringir la liquidez a la Generalitat de ser necesario, el hecho de que todavía no haya un president nombrado ha sido decisivo a la hora de soltar la pasta. Porque en tanto en cuanto no dispongan de un Govern, ¿cómo van a desarrollar la desconexión del Estado? En medios de Hacienda insisten en que el Gobierno dispone de herramientas de sobra y que actuarán conforme los soberanistas vayan adoptando medidas.

>>>>>  Rescate autonómico: Artur Mas exige 2.300 millones de euros al Estado antes de acabar el año

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.