El caso Faisán señala al PSOE: la banda terrorista ETA cobró 54.000 €uros por el chivatazo

eta

El sumario del caso Faisán incluye la prueba documental de la colaboración con ETA: el recibo certificado en junio de 2006 en el que la propia banda terrorista confirma que ha recibido el dinero de la extorsión que la Policía nunca pudo interceptar por culpa del chivatazo. En concreto, 54.000 euros, casi 9 millones de las antiguas pesetas, solicitados en noviembre de 2001.

Según informa el diario El Mundo, la huella del chivatazo es un sobre dirigido a dos empresarios navarros que incluye un recibí de ETA, fechado en junio de 2006. Incluye tres sellos de la organización terrorista y el código alfanumérico con el que la banda identifica cada proceso de extorsión.

Los agentes antiterroristas franceses lo encontraron encima de unas cintas de música, detrás de la televisión, en el pequeño apartamento de Bayona de José Antonio Cau Aldanur. Se trata del supuesto miembro de la red de extorsión con el que el dueño del bar Faisán, Joseba Elosua, se puso en contacto precipitadamente el 4 de mayo de 2006, tras recibir el chivatazo. Cau explicó a los agentes que alguien había deslizado el sobre por debajo de su puerta unos días antes.

Como habían hecho tantas veces, el plan inicial era que Cau se desplazara al bar Faisán de Irún para recibir de Elosua lo que en las conversaciones intervenidas llamaban "nueve botellas de vino". Se referían a los nueve millones de pesetas –54.000 euros- que la banda terrorista había obtenido de una extorsión y que los responsables de la operación Urogallo pensaban interceptar. Pero Elosua fue advertido de la operación y cambió los plantes. Cuando fueron arrestados, no había rastro ya del dinero.

El informe policial desmintió las tesis propagadas por quien fuera entonces ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que argumentaba que el chivatazo no estropeó nada porque las detenciones acabaron produciéndose. "Se permitió que los 54.000 euros (...) se allegaran finalmente al aparato financiero de la organización terrorista en el curso de 45 días que transcurrieron hasta su detención (...) Se impidió su aprehensión y con ello se favoreció que ETA dispusiera de esos fondos para seguir coadyuvando a financiar su actividad terrorista", cita el documento confidencial que ahora ha salido a la luz.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.