Carmena busca musulmanes, negros y gitanos para la nueva Policía Local 'multicultural' de Madrid

carmena-policia

El Ayuntamiento de Madrid que dirige Manuela Carmena, presentó oficialmente su nuevo Plan Director para la Policía Municipal, un documento de papel de 112 páginas que quiere dar un giro radical al Cuerpo de la capital.

El prototipo en el que se basa, según explicó el delegado de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, está contrastado en otras ciudades europeas, latinoamericanas y en Estados Unidos, advirtió. «El modelo que vamos a contar es básicamente de policía comunitaria. Es un modelo que ya ha estado en marcha en los años 70 en Chicago, en San Diego y ahora mismo en capitales como en Bogotá», dijo a modo de preámbulo.

La policía comunitaria de la ciudad colombiana funciona desde 1997 y, tal y como recogen los medios locales, se fijó en la Policía Municipal de Madrid para reducir la alta tasa de criminalidad, dados los elevados índices de pobreza y el narcotráfico.

El plan de Carmena se ha diseñado durante meses, sin contar con la colaboración de los sindicatos policiales. Tras su exposición, todo sonó todo a lo mismo, salvo por la creación de dos nuevas unidades: la de delitos de odio, una sección de atención a los mayores y más policías en bicicleta hasta convertirlos en departamento. 

Los representantes sindicales mostraron su disconformidad ante este proyecto que, a su juicio, «no introduce apenas novedades». «Es una profunda decepción. Podíamos vislumbrar que con la escasez de plantilla que hay no se pueden hacer grandes cosas», manifestó Julián Leal, portavoz del sindicato mayoritario de Policía Municipal y los Agentes de Movilidad, CPPM.

«La nueva unidad de besos y abrazos»

Los sindicatos creen que la aplicación de este plan va a ser «complicada» por los ajustes de jornadas, horarios y concursos específicos que hay que llevar a cabo. «Solo ha faltado que se hubiera creado una unidad de besos y abrazos. Todo parece de color de rosa y muy bonito, pero la realidad en la calle es muy diferente. Ya nos gustaría poder participar con los ciudadanos de una forma más constructiva, pero en la calle te encuentras delitos. Somos cercanos. Mayor cercanía no es posible porque denunciamos por conductas incívicas y tiene un límite».

Además, según adelanta OKDiario, con el fin de paliar la escasa presencia de agentes municipales de religión musulmana, budista o hinduista; así como de raza negra, asiática, india o etnia gitana Carmena pretende fijar unas cuotas de 'discriminación positiva' en la plantilla de la Policía Municipal reservadas para estos grupos minoritarios.

Unas cuotas que, según los propios representantes de los policías, irían contra la propia Constitución española, porque estarían haciendo una distinción entre razas y religiones. Los sindicatos dicen que reservar un porcentaje de plazas para determinados colectivos sería anticonstitucional. Por eso, si se aplica, la Policía irá directamente al Juzgado para denunciar al Ayuntamiento de Madrid.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.