Ana Botella se pone fina de ostras y caviar en el Madrid Arena, dos años después de la tragedia

ana-botella-caviar

Los políticos viven en una realidad paralela. La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, salió esta semana en estampida de la Feria Gastronómica Millesime por los mismos pasillos por los que, en la madrugada del 1 de noviembre de 2012, huían despavoridos los jóvenes del Madrid Arena.

Y no lo hizo presa del pánico como aquella aciaga jornada de Halloween, aunque sí con el miedo en el cuerpo por ser alcanzada por algún que otro periodista, los mismos quizás a los que había dado esquinazo horas antes en el Palacio de Cibeles, en la presentación de la primera edición en Madrid de la carrera 'AECC en marcha contra el cáncer'.

Ana Botella huye de la prensa para no enfrentarse al Ébola

¿La razón? no quería enfrentarse a las preguntas sobre el ébola que le aguardaban. Olvidadiza como el que más, aún retumban en la memoria los ecos de su escapada a un spa de Lisboa, mientras agonizaba una de las jóvenes del mentado y otras cuatro chicas ya habían muerto. Y quiso repetir la 'hazaña'. De la enfermera Teresa Romero mejor no acordarse por si acaso...

Según da cuenta 'Voz Pópuli', la alcaldesa de Madrid tenía previsto acudir este martes 7 de octubre de 2014 a primera hora a la presentación del citado acto benéfico Envió en su lugar a la concejala de Deportes, Patricia Lázaro"generando cierto malestar entre algunos de los presentes por la importancia del apoyo institucional a un evento tan importante y solidario como éste".

Ana Botella no le hizo ascos sin embargo a las tapas gourmet de chefs de alto standing: ostras, tapas de caviar y champán francés. El que algunos invitados al acto se preguntaban en los corrillos posteriores cómo es que se pasaba por un recinto en el que tuvo lugar una tragedia en la que el propio ayuntamiento fue responsable, le trajo al parecer al pairo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.