Un peruano mata a puñaladas a su mujer en Móstoles

inmigrantes-ecuador

Apenas dos horas después de que un hombre matase a otro a balazos en un bar de Madrid, un marido apuñalaba hasta la muerte a su mujer en Móstoles. Eran las 22.26 cuando el teléfono 112 sonó y alertó de la pelea que acababa de producirse en la plaza de Fuensanta 6, en Móstoles.

Los servicios de emergencia enviaron a varias unidades de la Policía Nacional y del Summa 112. Cuando entraron en la casa, que estaba en la planta baja, se encontraron con una mujer peruana de 38 años cosida a puñaladas. A falta de saber los resultados de la autopsia, donde entre otras cosas se sabrá el número exacto de heridas que tenía la fallecida, los médicos que acudieron al lugar del suceso sólo pudieron confirmar que la mujer tenía un gran número de puñaladas repartido por todo el cuerpo, explicaron fuentes de Emergencias.

Según las primeras investigaciones este podría ser un nuevo caso de violencia de género, uno de los pocos que se ha producido en la región en los últimos meses, donde además el descenso general de los homicidios es sorprendente incluso para los que se dedican a investigarlos. El presunto marido, porque no se confirmó si estaban casados, eran simplemente pareja o si tenían otro tipo de relación, era peruano también, aunque bastante mayor: había nacido en 1953, según fuentes policiales, es decir, tenía 61 años.

Los agentes de la comisaría de Móstoles le arrestaron como presunto autor de las puñaladas que causaron la muerte a la mujer, explicaron fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, y se lo llevaron detenido para que los investigadores del grupo de Homicidios de la Policía Judicial le tomaran declaración.

El detenido carecía de antecedentes, según las mismas fuentes, y se desconoce si la mujer había presentado en alguna ocasión denuncias por malos tratos o había solicitado en alguna ocasión una orden de alejamiento.

El de anoche es el segundo suceso sangriento en Móstoles en apenas 24 horas, aunque el anterior terminó mejor. Los agentes habían encontrado en la calle García Lorca a un hombre de unos 35 años casi desangrado y tirado en mitad de un charco de sangre porque se había cortado las venas, pero consiguieron taponarle las heridas hasta que llegaron los médicos y le pudieron reanimar.

Con este trágico suceso se eleva a 36 el número de mujeres asesinadas a manos de sus parejas en lo que llevamos de año.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.