Un inquilino tiene que huir de su piso de alquiler en Madrid para no ser violado por su casera

acoso

La realidad siempre supera a la ficción. Pongamos que usted viaja a un país extranjero, llega a la casa compartida donde se hospeda y lo primero que hace su propietario o propietaria es cerrar la puerta con llave e intentar besarlo o besarla repetidamente. Ante su negativa, amenaza con echarlo o echarla a la calle sin sus pertenencias si no se baja los pantalones y accede a sus deseos sexuales. Es lo que ha denunciado un joven estadounidense que le ha pasado España, según informa el diario The New York Times.

Jacob López llegó el 4 de julio a Madrid. Había reservado una habitación en una casa que encontró a través de la plataforma de alojamiento compartido Airbnb. Quedó con su anfitriona en el metro y, una vez en su casa, empezó la pesadilla. En tal situación, López escribió a su madre para que pidiera ayuda. Le explicó que la propietaria le había encerrado y que estaba en la cocina jugando con unos cuchillos como forma de presión para que se sometiera al acto sexual, siempre según The New York Times.

La madre llamó a Airbnb, que se negó a proporcionar la dirección del lugar donde se hospedaba su hijo. La remitieron a un teléfono de la Policía de Madrid, quienes deberían llamar a la plataforma de viviendas compartidas para solicitar dicha dirección. Pero eso nunca sucedió porque el número al que llamó la mujer conducía a una grabación automática, y en Airbnb no volvieron a cogerla el teléfono.

Al final, fue López, según su versión, quien logró que su supuesta secuestradora -que también había cortado el acceso a internet- le liberase. "Me decía a mí mismo que iba a tener que matarla o me mataría ella. Pensamientos que nunca deberían pasar por la mente de nadie comenzaron a entrar en la mía. ¿Cómo se puede vivir con uno mismo el resto de su vida habiendo matado a alguien? Pero, de no hacerlo, no tendría una vida".

>>>>>  Leer artículo completo publicado en el diario El Mundo

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.