Última actualizaciónLun, 03 Ago 2020 7pm

Rodrigo Rato se gastó 2.172 euros en clubs y 3.547 en alcohol con la tarjeta B de Caja Madrid

rato-bankia

Mientras pedían medidas de austeridad al Gobierno y desahuciaban de sus casas a los ciudadanos, los banqueros vivían a cuerpo de Rey. Rodrigo Rato cargó a la tarjeta 'black' de Caja Madrid gastos de todo tipo mientras era presidente de la entidad, incluyendo 2.172 euros en el sector de "club, salas de fiesta, pub, discotecas y bares" por pagos de cinco días consecutivos (del 23 al 27 de febrero de 2011) con cargos entre los 322 y los 463 euros, según el desglose de las facturas opacas de Caja Madrid -posteriormente Bankia-, que está investigando la Audiencia Nacional. También abonó un gasto de 3.547 euros en bebidas alcohólicas el día 27 de marzo del mismo año.

Con la tarjeta 'B', Rodrigo Rato pagó la peluquería, la farmacia, muebles, viajes, restaurantes, fruta y hasta entradas de cine o teatro o la suscripción a Canal Plus. El ex presidente de Bankia está citado como imputado la semana que viene por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, que instruye el caso de las tarjetas 'B' de Caja Madrid. Además, realizó hasta 18 retiradas de efectivo en los cajeros automáticos por importe de 1.000 euros cada vez.

Según el desglose de las facturas cargadas a las tarjetas 'black´, Rodrigo Rato pagó con ella en la peluquería Método Rossano Ferreti, durante el año 2010 en mayo, junio, y julio un total de 171,75 euros. Esta peluquería, situada en el barrio Salamanca de Madrid publicita su 'método' como "la invención de un concepto de corte completamente nuevo: la caída natural en movimiento. Esta técnica permite al estilista expresar lo mejor de sí mismo y revalorizar la belleza individual".

Rato, que fue vicepresidente del Gobierno con el Partido Popular, abonó facturas de zapatería superiores a los 900 euros y en joyerías. Aunque en la Comisión de Retribuciones de la entidad financiera se dijo que la tarjeta era para gastos de representación, en el desglose de las facturas aparecen cargos que difícilmente se pueden entender como tales gastos. Por ejemplo, el pago a farmacias, que en el año en que Rato accedió a la presidencia de Caja Madrid fueron reiterados: hubo cargos cada mes del año, que oscilaban entre 36,5 y 219,20 euros.

La tarjeta opaca dio también para comprar entradas online, a través de entradas.com, con pagos de 79 euros en febrero y 64 euros en marzo. También pagó la compra en Frutas Vázquez, Mantequerías Bravo, Carnicería Somio, Mercadona y los cosméticos de Sephora. No faltan tiendas de muebles como KA Internacional (113 euros en febrero), Galerías Vinçon (533 euros en mayo), Liberty Luz (489 euros en julio de 2010). Y, por supuesto, numerosos viajes, hoteles y restaurantes. Todo a cuenta del cliente.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.