Radicales convierten en una guerrilla las protestas de los estudiantes en la Universidad

contenedores-universidad

La Universidad Autónoma de Madrid ha amanecido con graves incidentes a cuenta de la protesta 'Toma la facultad' que pretende parar la actividad estudiantil durante tres días, del 25 al 27 de marzo. Las entrada al campus se han visto afectadas por la acción de radicales que han cruzado contenedores y les han prendido fuego intentado paralizar el normal desarrollo de las clases.

Hasta el lugar se ha desplazado un numeroso grupo de agentes de Policía para intentar controlar la situación. Un portavoz de la Delegación del Gobierno precisó que los incidentes y "la intervención se produjo en el exterior del campus, en los accesos. Se ha dejado un dispositivo policial". Un portavoz de la universidad ha precisado que los incidentes han sido provocados por "un numeroso grupo de estudiantes, entre 80 y 100. En otras ocasiones, en algaradas parecidas no actuaban más de 20", ha precisado.

De igual forma, la fuente informante asegura que "se ha reconocido a alguno de los autores y se trata de estudiantes". "Ha habido un grupo importante que ha pasado la noche en Facultad de Psicología. No quiere decir que se trate de estudiantes de esta carrera. Ha habido alumnos de otras facultades, gente de fuera. En esta ocasión sí que parecen estudiantes y sí se les ha reconocido. Sus caras ya les suenan los servicios de seguridad suenan, ya que son habituales", asegura. De igual forma, precisa que ha sido la propia institución la que ha llamado a primera hora de la mañana a la Policía Nacional y a los Bomberos para que interviniesen.

Las Asambleas de Estudiantes integradas en el colectivo 'Toma la Facultad' han convocado diversos actos y jornadas de huelga en protesta por los "recortes" y "subida de tasas" en la educación superior.

El objetivo del paro es mostrar "el malestar" del colectivo estudiantil frente a las políticas del Gobierno central y regional al considerar que fomentan una "educación de peor calidad y cada vez más elitista" a través de "una mayor inversión en educación, la bajada de las tasas, el aumento de las becas y el respeto a la autonomía universitaria".

Entre los argumentos esgrimidos está la subida de tasas -que cifran en el 66% en los últimos tres años- , la reducción de becas y aumento del umbral de renta de las mismas que dificulta el acceso a gran parte del sector estudiantil a la educación universitaria.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.