Madrid cambiará el nombre de Santiago Bernabéu y Salvador Dalí por ser 'franquistas'

bernabeu

La calle Santiago Bernabéu y la plaza de Salvador Dalí pueden desaparecer del mapa de Madrid si la alcaldesa, Manuela Carmena, toma como referencia el más completo censo urbanístico con simbología franquista, elaborado por el historiador Antonio Ortiz y respaldado por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. Este catálogo, que incluye entre sus más de 230 registros direcciones como la Plaza de Arriba España, ha sido validado por otros grupos políticos como Izquierda Unida y ha sustentado incluso las denuncias presentadas recientemente por el abogado Eduardo Ranz.

"Aquí se recogen placas de enaltecimiento de algunas violencias", ha explicado Emilio Silva, cofundador de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, quien valora positivamente que el Ayuntamiento de Madrid esté dispuesto a examinar el cumplimiento de la Ley 52/2007 de Memoria Histórica. "Nos parece una muy buena oportunidad para construir una cultura de los derechos humanos porque retirar una de esas placas no supone borrar la historia, sino ponerla en su sitio".

>>>>>  Manuela Carmena eliminará las 'calles franquistas' de Madrid y les pondrá nombres de mujer

En el callejero de Ortiz hay calles, plazas, colegios, institutos, centros deportivos y hasta bibliotecas que rindieron homenaje a personajes que van desde José Moscardó Ituarte, quien fue jefe de la casa militar de Francisco Franco en 1939, hasta el torero Manolete, que sirvió al bando nacional en el arma de Artillería. También se incluyen las calles de los Caídos de la División Azul, Batalla de Belchite y Veintiocho de Marzo, fecha en la que entraron las tropas franquistas en Madrid.

Pero también hay un espacio para la calle Santiago Bernabéu. "Abogado, futbolista, entrenador y presidente del Real Madrid Club de Fútbol. Simpatizante de la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA), tras la sublevación de julio de 1936 se refugió en la embajada de Francia durante dos años. Posteriormente se exilió en ese país y en los últimos meses del conflicto se enroló en las filas del bando sublevado, donde figuró como cabo observador bajo el mando de Agustín Muñoz Grandes".

No menos curiosa es la explicación por la cual se identifica a la Plaza de Salvador Dalí como una dirección con un pasado franquista. El catálogo recuerda que el pintor era un declarado seguidor de José Antonio Primo de Rivera que "durante la guerra apoyó a los sublevados y a Franco fervientemente desde los Estados Unidos". Además, reseña que Dalí llegó a ser recibido por Franco en el Palacio del Pardo en 1956, y que ocho años más tarde recibiría la Gran Cruz de Isabel la Católica.

Esta, junto con otros datos aportados por los ciudadanos, ha sido la "fuente principal" del derecho de petición que el abogado Ranz elevó al Ayuntamiento el pasado 14 de abril, en el que solicitaba la "adopción inmediata de las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura".

>>>>>  Podemos fundirá la bala que mató a José Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.