Los examinadores de Tráfico van a la huelga por las agresiones que sufren: 'Tenemos miedo'

autoescuela

Surrealista. Los examinadores de tráfico están convocados a una huelga de 24 horas el próximo día 21, una jornada en la que funcionarios del colectivo de toda España se concentrarán en Madrid para pedir mejoras laborales y, sobre todo, denunciar las agresiones que sufren por parte de alumnos suspendidos.

Francisco Camarillo, secretario nacional de Acción Sindical del CSI-F, y Manuel de Santiago, examinador, han anunciado esta movilización en rueda de prensa, en la que han explicado las condiciones laborales de los 700 examinadores de tráfico.

Desde el pasado 14 de septiembre, un 70% de la plantilla, según el sindicato, está llevando a cabo paros diarios de tres horas, lo que ha provocado la suspensión de más de 45.000 exámenes. Aunque también reclaman una revisión salarial, su mayor reivindicación es la adopción de medidas que garanticen su seguridad, toda vez que las agresiones a los examinadores por parte de alumnos no conformes con el resultado de su prueba han aumentado desde la crisis.

De hecho, según ha explicado De Santiago, el año pasado se produjeron ocho agresiones con lesiones y que llegaron a juicio, en tanto que en lo que va de año la cifra es ya de 15, a las que hay que añadir las verbales y otras menos graves. Una solución que plantea el colectivo es no tener que dar el resultado al aspirante "en caliente" y, por ello, demanda soluciones que podrían ser similares a las de Francia, donde se informa al alumno "en diferido", es decir, al día siguiente, y en un lugar seguro. Porque, según ha explicado De Santiago, el actual sistema de informar al alumno dentro del coche en el que se ha examinado, en un habitáculo tan pequeño, conlleva un mayor riesgo de sufrir una agresión.

La pérdida de valores, la situación económica, el coste de las clases o la necesidad de contar con el carné para encontrar un puesto de trabajo son algunas de las razones que podrían explicar esas agresiones, que en su mayoría se producen en zonas aisladas, polígonos industriales o caminos alejados de las ciudades. Creen los sindicalistas del CSI-F que el problema tiene fácil solución y no entienden la decisión "personalista" de la responsable de la Dirección General de Tráfico en esta materia de mantener el actual sistema de información del resultado cuando ni siquiera, dicen, está fijado en una normativa.

A comienzos de esta semana, la máxima responsable de la DGT, María Seguí, minimizó estos hechos y su organismo insiste en mantener el actual sistema, implantado desde 2013. Antes, el examinador comunicaba los resultados a los profesores de las autoescuelas y estos, a los alumnos que llevaban al realizar las pruebas. Las calificaciones de los exámenes teóricos no se saben de forma inmediata, afirman en Tráfico, porque hay que corregir los exámenes. Los paros están causando importantes retrasos en los exámenes algunas provincias, que los estaban padeciendo a causa de la pérdida de plantilla, que el CSI-F ha cifrado en un tercio desde 2009. Este sindicato estima que el incremento ideal de la plantilla para atender con garantía los exámenes sería de entre un 10 y un 15%. Actualmente, hay 550 examinadores en activo de una plantilla de 700 que realizan una media de 13 pruebas diarias.

El CSI-F está dispuesto a negociar con la DGT todas sus demandas y en lo que no cederá, han subrayado sus responsables, es en la búsqueda de una solución para atajar las agresiones. Eso es "irrenunciable" porque "es una cuestión de dignidad. No queremos que nos peguen", han dicho.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.