El banquero indultado por el PSOE se jubila con una pensión vitalicia de 88 millones de euros

banquero-santander

En medio de la polémica por la anulación de su indulto, el 'número dos' de Banco Santander, Alfredo Sáenz, ha presentado su dimisión como consejero delegado y vicepresidente de la entidad.

Le sustituirá como consejero delegado Javier Marín Romano, hasta ahora director general de la división de gestión de activos, banca privada y seguros.

La vicepresidencia segunda la asumirá por su parte Matías Rodríguez Inciarte, responsable hasta el momento de los riesgos del grupo.

La polémica se cierne sobre Sáenz desde febrero de 2011, cuando fue condenado en sentencia firme por un delito de acusación falsa por haber autorizado en 1994, cuando era presidente de Banesto, la interposición de una querella contra unos empresarios catalanes a sabiendas de que no tenían ninguna responsabilidad penal. Algunos de ellos fueron a prisión debido a esa falsa querella. Aunque en un primer momento la Audiencia Provincial de Barcelona le condenó a seis meses de prisión, Sáenz recurrió ante el Tribunal Supremo, que rebajó la pena a tres meses de cárcel e inhabilitación para ejercer funciones en banca por el delito de acusación falsa.

Fue en el último Consejo de Ministros del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, en noviembre de 2011, cuando se indultó al vicepresidente y consejero delegado del Banco Santander por estos hechos.

Sin embargo, meses después el Supremo anuló parcialmente la medida de gracia al tacharla de "extralimitación" por parte del Ejecutivo de entonces, al pretender extender los efectos de la medida al ámbito administrativo.

Una pensión de más de 88 millones de euros

Alfredo Sáenz percibirá una pensión de la entidad por un importe cercano a los 88,17 millones de euros, que era el reflejado en el último Informe de la Comisión de Nombramientos y Retribuciones del año 2012.

A 31 de diciembre de 2011, Sáenz tenía reconocido un derecho de pensiones de 87,76 millones de euros. Sin embargo, la entidad modificó este modelo durante 2012 para convertirlo en un nuevo sistema de previsión, que convirtió esta cuantía en 88,17 millones.

Además, el antiguo consejero delegado y vicepresidente del banco tiene reconocido un seguro de vida a su favor contratado por la entidad por importe de 11,11 millones de euros, que podrá percibir en caso de invalidez o sus herederos en caso de fallecimiento. Sáenz percibió durante el año 2012 un sueldo de 8,23 millones de euros, lo que representó un 29% menos que en el ejercicio anterior.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.