Terrorismo global: atentado del Estado Islámico contra la embajada de España en Libia

embajada-tripoli

Un artefacto explosivo de media potencia estalló este martes junto a la embajada de España en Trípoli sin causar heridos aunque sí daños materiales en el exterior del edificio, situado en el distrito central de Manshiya, informaron a Efe fuentes de seguridad en la capital norteafricana.

Según su relato, la bomba estalló poco antes de la 1:00 local (23:00 horas GMT) cerca de los muros de la legación diplomática, que está vacía -con solo guardias de seguridad locales- desde que fuera evacuada meses atrás.

Por su parte, la agencia francesa AFP, citando a fuentes de seguridad libias, asegura que el grupo terrorista Estado Islámico ha reivindicado el atentado. "Los extremistas del EI han detonado una carga explosiva cerca de la Embajada española", aseguró Issam Naas, portavoz de las autoridades libias a AFP.

"La bomba estaba dentro de una bolsa y fue arrojada desde un coche que pasó a toda velocidad. No ha causado víctimas, pero sí un gran boquete cerca de la garita de Seguridad", explicó a Efe un testigo.

El pasado 12 de abril, al menos dos guardias de seguridad murieron y una tercera persona resultó herida en un atentado similar contra la embajada de Corea del Sur en la capital libia. El mismo día, un segundo artefacto estalló frente a la legación de Marruecos sin causar víctimas, en un ataque cuya autoría asumió la rama libia del grupo autoproclamado Estado Islámico, que lucha en Siria e Irak.

La agresión condujo a Seúl a retirar a su personal de la embajada, decisión que ya habían adoptado con antelación otros países -incluido España el pasado 31 de julio- ante el creciente deterioro de las condiciones de seguridad en el país y en la capital.

Libia, un país en guerra civil desde la caída de Gadafi

Libia es un estado fallido, víctima de la guerra civil y el caos, desde que en 2011 la comunidad internacional apoyara el alzamiento rebelde contra la dictadura de Muamar al Gadafi.

Desde las últimas elecciones, el poder esta dividido entre los gobiernos de Trípoli y de Tobruk, a quienes apoyan distintos grupos islamistas, señores de la guerra, líderes tribales y contrabandistas de petróleo, armas, personas y drogas.

En medio, se fortalecen grupos yihadistas afines al grupo autoproclamado Estado Islámico en Siria e Irak y a la organización de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), la asociación terrorista más fuerte aún del norte de África.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.