Moody's filtra que Cataluña tendría el 'rating' de Pakistán si fuera independiente

esteladas

El dinero siempre es conservador. Los inversores no quieren ni valorar la posibilidad de un futuro escenario político con una Cataluña independiente.

"Moody's asigna a Cataluña una evaluación crediticia base de B3, que evidencia el débil perfil crediticio de la región. La calificación final de Ba2 supone una mejora de cuatro escalones, lo que refleja el apoyo que hasta la fecha ha recibido a través del FLA".

Mediante esta valoración, que Moody's incluyó en su nota del pasado viernes y en la que puso el rating de Cataluña en perspectiva negativa, la citada agencia de calificación pone de manifiesto que la capacidad financiera propia que tiene Cataluña es la misma que la de Pakistán.

Así lo evidencia, al menos, el hecho de que ambos territorios cuenten con una calificación de B3, nota que está hundida seis escalones en el denominado bono basura, siete por debajo de la nota que esta misma agencia otorga a España y está encuadrada dentro de las "altamente especulativas".

Otros países, además del asiático, que presentan este mismo rating son Honduras, Egipto, Bosnia-Herzegovina o Moldavia, lo que no hace más que evidenciar que la visión que Moody's tiene de Cataluña es muy negativa.

Asimismo, si la comunidad autónoma llegase a ser un país y, por lo tanto, no contase con el apoyo del Estado a través del citado Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), Cataluña sería una de las regiones con peor calificación de todo el continente europeo. Sólo Grecia, que ha tenido que ser rescatada en numerosas ocasiones e incurrió en un impago con el FMI,

Ucrania, que sufre un grave conflicto interno, y Bielorrusia tendrían un rating inferior. Portugal y Rusia e incluso Albania estarían uno o más escalones por encima de la Generalitat, mientras que el resto de repúblicas de la antigua Yugoslavia, como Macedonia o Kosovo, todavía no están calificados por Moody's por lo que no se pueden incluir en la comparación.

Para explicar esta evaluación sobre la situación financiera de Cataluña, la agencia expuso en el mencionado informe que "han aumentado las dudas sobre la capacidad de la Generalitat para hacer frente a sus obligaciones a corto plazo". Además, el documento recoge que la Generalitat solicitó al Gobierno central "convertir crédito a corto plazo por deuda a largo plazo".

En este punto, la agencia se refiere a la petición por parte de las autoridades catalanas para hacer que los hasta 1.600 millones que adeuda a BBVA, CaixaBank y Banco Sabadell pasen a ser deuda cubierta por el FLA a través del Tesoro Público.

Esta modificación, que sí ha sido admitida en otras ocasiones, todavía no ha recibido la autorización por el Gobierno, con lo que "las tensiones de liquidez de la región se acentúan".

>>>>>  La Generalitat necesitará pedir 6.600 millones de euros al Estado para evitar la quiebra de Cataluña

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.