El Ayuntamiento de Barcelona estudia un informe para construir una macro mezquita en la ciudad

monumental-moros

El informe encargado por el Ayuntamiento de Barcelona para sopesar la apertura de una gran mezquita en la capital catalana el próximo mandato, advierte al gobierno municipal del riesgo que supondría permitir que el eventual proyecto estuviera financiado por estados que defienden un islam «beligerante con el mundo exterior» y que colisione con la vertiente moderada que predomina entre la comunidad musulmana de la ciudad.

El dictamen alerta al alcalde de que la experiencia de otros países europeos demuestra que estos equipamientos religiosos están fundamentalmente financiados por países del Golfo Pérsico que intentan imponer su «orientación ideológica», provocando que su «adscripción cultural a menudo entre en contradicción con la del perfil general del colectivo musulmán en Europa».

El informe -elaborado por la consultora externa que dirige el experto en inmigranción Jordi Moreras- sugiere a Trias evitar que la financiación proceda de «países saudíes» con una visión del islam «muy rigorista y tradicionalista» y que rechaza la «modernidad pese al uso efectista que hacen de las tecnologías».

El autor del dictamen avisa al alcalde de que decantarse por la financiación fácil que garantiza uno de estos estados podría fomentar la «instauración de un islam poco implicado en la inserción» de los musulmanes que habitan en Barcelona. Señala como ejemplo a evitar la gran mezquita de la M-30 de Madrid.

El dictamen, que descubrió el PP y al que este diario ha tenido acceso, sugiere limitar al 49% las aportaciones de capital externo para sufragar la construcción de la gran mezquita, y que el 51% restante proceda de fondos suministrados por la propia comunidad musulmana de Barcelona. El Ayuntamiento contribuiría cediendo el uso de los terrenos por un periodo de 99 años.

Actualmente, Barcelona bendice por el modelo de oratorios repartidos por la ciudad. Una fórmula implantada por los gobiernos socialistas que el PSC sigue defendiendo. La posible concentración de los fieles en un solo centro de culto choca con la dispersión actual. En la provincia de Barcelona existen 126 oratorios, una cifra que ha crecido exponencialmente en la última década, pues en 2004 había 71 de estos equipamientos registrados.

>>>>>  Leer artículo completo publicado por el diario El Mundo

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.