Artur Mas estalla contra la CUP: 'Anna Gabriel ha demostrado tener más ganas de cargo que yo'

mas-gabriel-parlament

Artur Mas se ha dejado ir contra la CUP. Bueno, contra "la mitad de la CUP". El expresidente de la Generalitat ha aprovechado una entrevista en El Punt Avui televisió para mostrar su resquemor con esa parte de los anticapitalistas que, con su veto, se aliaron con "los poderes del Estado" que le querían "cortar el cuello". Además, el líder de Convergència ha lanzado un torpedo contra una de las diputadas cuperas que más se opuso a su investidura: "Anna Gabriel ha demostrado más ganas de tener cargo que yo mismo. Aquellos que presumen de no querer cargos, a la hora de la verdad están más enganchados al cargo que aquellos que somos vistos como que no los queremos dejar", se despacha.

En la entrevista, en la que comparte plató con su sucesor, Carles Puigdemont, quien deja caer una pulla al Rey al cuestionar su neutralidad, Mas convierte el pacto de estabilidad parlamentaria firmado por Junts pel Sí y la CUP en una suerte de tablas de la ley con las que impedir a la fuerza de la izquierda alternativa que se salga por la tangente. Según la lectura del acuerdo que hace el expresidente, y aferrándose al punto en el que afirma que los anticapitalistas no podrán votar en el mismo sentido que los grupos parlamentarios contrarios al 'procés' y/o el derecho a decidir cuando esté en riesgo la estabilidad parlamentaria, la CUP está obligada a aprobar los presupuestos de la Generalitat del 2016.

"La CUP está a prueba de su palabra", ha advertido Mas, quien ha dicho llevar "siempre encima" aquella alianza que supuso evitar elecciones pero que a él le apartó del Palau de la Generalitat. La propia Gabriel, sin embargo, ha afirmado esta semana que las cuentas de la Generalitat, tal y como están formuladas en este momento, difícilmente contarán con la aprobación de su partido. "No aprobaremos presupuestos injustos", ha avisado.

La 'amistad' con David Fernández y su renuncia

Pese a la distancia que ahora le separa de la CUP, Mas no se arrepiente de haber abrazado a David Fernández el 9 de noviembre de 2014 --durante la celebración del proceso participativo-- cuando éste era líder de los anticapitalistas en el Parlament. "Lo volvería a hacer. No fue un abrazo político, fue personal, no estaba convoyando a la CUP. Tengo una relación personal, cordial y de cierta amistad" con Fernàndez, explica sobre aquel gesto.

En cuanto a su renuncia en favor de Puigdemont, Mas ha evocado el sábado 9 de enero en el que anunció su marcha, asegurando que la decisión la tomó progresivamente en las 48 horas anteriores, pero admitiendo que la primera vez que pensó en renunciar fue a principios de diciembre, antes de la campaña de las elecciones generales.

El líder de Convergència ha revelado que el viernes 8 reunió a su colaboradores más próximos para "planificar" la firma del decreto de convocatoria de las elecciones, pero finalmente optó por dar un paso al lado cuando consiguió el compromiso de la CUP de que dará estabilidad al Govern. "La decisión definitiva la tomo el sábado al mediodía justo antes de llamar a Carles Puigdemont. Entonces tuve constancia de que la CUP aceptaba firmar una serie de condiciones que permitían la estabilidad del Govern", ha rememorado.

>>>>>  [Vídeo] Anna Gabriel, de la CUP: 'Soy una puta, traidora, amargada y mal follada'

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.