Pedro Sánchez desautoriza al Rey, da la razón a los separatistas y hace saltar todas las alarmas

felipe-pedro

Su desaforado empeño por llegar a La Moncloa a cualquier precio ha llevado al líder socialista a desautorizar públicamente al Rey para no enfadar a posibles socios que le aúpen al poder.

En su afán por llegar a La Moncloa al precio que sea, parece que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, está dispuesto a sobrepasar todos los límites y este jueves incluso se atrevió a desautorizar públicamente al Rey Felipe VI para no enfadar a los posibles "socios" catalanes que podrían ayudarle a conseguir la cuadratura del círculo de los pactos.

No se puede olvidar que una parte importante de Podemos depende de los diputados catalanes y Sánchez está intentando por todos los medios no enfadarles demasiado por si hubiera que recurrir a su apoyo.

Sólo así se puede entender que después del desafío soberanista a todas las leyes del Estado que ha llevado a Felipe VI a parar los pies a los indepedentistas, este jueves saliera Sánchez a la palestra pública para enmendarle la plana al Rey, algo que no ha gustado ni un pelo en Zarzuela.

Y es que el secretario general del PSOE le hizo un buen desplante al Monarca al dejar caer que "no hubiera estado de más" que el Monarca hubiera recibido a la presidenta del Parlamento de Cataluña, Carme Forcadell, en lugar de pedirle que le comunicara por escrito la investidura de Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat.

"Creo que la Casa Real tiene un papel institucional que jugar, creo que lo está haciendo extraordinariamente bien, pero honestamente creo que no hubiera estado de más que se hubiera reunido con la presidenta del Parlamento de Cataluña", afirmó Sánchez en una entrevista en TVE.

Cabe recordar que Forcadell es la misma persona que tomó posesión de su cargo al grito de "Visca la República catalana" y que dio vía libre a la propuesta de resolución para iniciar el proceso de ruptura con España que el Tribunal Constitucional anuló por ilegal.

De esta manera, Sánchez se pone de lado de los rupturistas y en contra del Rey, que en los últimos tiempos ha decidido hacer algunos gestos públicos para mostrar su disconformidad con la forma de gobernar de Artur Mas y las fuerzas independentistas. Sin ir más lejos despidió a Mas por la puerta de atrás y con recado incluido hace unos días cuando le tocó firmar el decreto del nombramiento de Carles Puigdemont como nuevo presidente de Cataluña.

Muestra de la deriva del líder socialista en su empeño por hacer gestos que le lleven al poder aupado por los grupos rupturistas, el mismo día que Sánchez desautorizó al Monarca por su actitud hacia Cataluña, el PSOE cedió dos senadores a ERC y Democràcia i Llibertat (DL) para que puedan forman grupo propio en la Cámara Alta, una decisión que ha incendiado (y dividido) al propio Partido Socialista.

>>>>>  El PSOE cede 2 diputados a ERC y Democràcia i Llibertat para que formen grupo propio en el Senado

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.