Pablo Iglesias: 'A Artur Mas le vamos a dar sexo, le vamos a dar látigo'

pabloiglesias-mitin

La comitiva de dirigentes de Podemos que desfilará en Cataluña antes del 27-S será amplia. Toca inflamar a la izquierda ante el monopolio del independentismo. Justo antes de comenzar la campaña, Pablo Iglesias ha acudido a suplir la escasa popularidad del candidato de Catalunya Sí que es Pot,  el semi-desconodio Lluís Rabell.

En un acto en Rubí previo a darse el banderazo hacia las autonómicas, el líder de Podemos ha cuestionado que la candidatura soberanista de Junts pel Sí logre variar el rumbo de Cataluña si gana las elecciones. "Y luego del 27-S, ¿qué?", se ha preguntado Iglesias, que ha opinado que una hipotética revisión del estatus político en Cataluña no puede prosperar sin una victoria de Podemos en las generales de diciembre.

"Si no hay cambio en Cataluña no puede haber cambio en España, pero si no hay cambio en España tampoco cambia Cataluña", ha condicionado el dirigente, que ha tirado de humor para encender a la parroquia: "A Mas le vamos a dar sexo, le vamos a dar látigo".

De nuevo, Iglesias ha equiparado a Artur Mas con el PP y Mariano Rajoy: "Comparten su desprecio pro las clases populares. No les gustan, hacen chistes sobre ellas. Viven en chalés. No saben lo que es levantarse a las seis mañana, no saben lo que es tener la nevera vacía, no saben lo que es vivir de la pensión del abuelo". Con su habitual épica que ensalza el extrarradio y los humildes, ha reclamado el voto "de los barrios" del entorno de Barcelona, habituales bolsas de abstencionistas: "Los que no se avergüenzan de tener padres o abuelos andaluces tienen que apretar los dientes. Que no os den de lado, tenéis que sacar el orgullo de barrio. Son los que pueden echar a Mas y Rajoy".

Más que alentadoras hace menos de tres meses, las encuestas han dejado de ilusionar a magentas y rojiverdes en los prolegómenos de la batalla del 27-S: la alianza de magentas y rojiverdes en Cataluña sigue con opciones de competir por la segunda plaza en los comicios, pero se sitúa ahora a mucha distancia de la lista independentista de Artur Mas y Oriol Junqueras.

En ese sentido, Catalunya Sí que es Pot se encomienda a los triunfos de Ada Colau y las llamadas "listas de confluencia" en las municipales de mayo. Rabell ha dicho representar a "la Cataluña real, la que no sale en TV3, la gente humilde y humillada, la de la juventud sin futuro". El presideciable ha descrito la Cataluña independiente que Mas idea "como una Andorra con vistas al mar, con pocos impuestos, poca industria y buenos negocios para él y sus amigos". El candidato de izquierda, que defiende un referéndum de autodeterminación, ha añadido que a Junts pel Sí "les va bien agitar banderas para esconder políticas de recortes".

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.