Piqué fue expulsado, según el acta, por 'cagarse en la puta madre' del linier

pique-expulsado

Piqué cerró el curso pasado en el Camp Nou con una frase que retumbó. "Gracias, porque contigo empezó todo", soltó el central, en la celebración del triplete del Barça, en alusión a la presencia del cantante colombiano Kevin Roldán en la fiesta de cumpleaños de Cristiano Ronaldo, después de la caída del Madrid en el derbi frente al Atlético (4-0).

Esta temporada no comenzó menos mediática para el defensa. Tras la derrota azulgrana en San Mamés fue el primero en salir al cruce. "Noventa minutos y en el Camp Nou. Yo creo", publicó Piqué en su cuenta de Twitter nada más acabar el partido en Bilbao. Pero la ilusión del central y del Barcelona ante el partido de vuelta de la Supercopa de España duró hasta que el 3 se enfrentó a uno de los asistentes y el árbitro le enseñó la roja directa.

El arrebato frente al Athletic le puede costar caro a Piqué. El central protestó un fuera de juego de Aduriz y se encaró con el linier. Según el acta del árbitro Velasco Carballo, el 3 insultó gravemente a uno de sus asistentes: "Me cago en tu puta madre". Una frase que lo puede tener sancionado entre cuatro y 12 partidos. Según la normativa, debería cumplir el castigo en la Liga. "Supuestamente lo han expulsado por cagarse en la puta madre del línea, pero Piqué dice que no ha dicho eso, que solo ha dicho la puta", reveló Busquets, nada más terminar el partido. "He hablado con Piqué, pero no tiene sentido hablar de los árbitros, nunca lo hago", convino Luis Enrique.

No es la primera vez que Piqué tiene problemas con Velasco Carballo. La historia entre el catalán y el árbitro comenzó en marzo de 2012, cuando el colégialo expulsó al central frente al Sporting en un partido de Liga. "En el descanso le dije al árbitro que había habido un penalti a Keita y él se lo ha guardado. Se lo ha tomado de manera personal. Los árbitros tienen derecho a equivocarse, pero tengo la sensación de que hubo un poco de premeditación". La palabra premeditación molestó a Velasco Carballo, que exigió a su colectivo que lo defendiera.

El Barcelona viaja este domingo a San Mamés, de nuevo, y no podrá contar ni con Piqué ni tampoco con Mathieu, que arrastra una suspensión de la temporada pasada. Al Luis Enrique se le acumulan los problemas: a los centrales sancionados se le suman los laterales lesionados: Jordi Alba, Adriano y Douglas.

"La final se ha acabado con la expulsión. Hasta esos 56 minutos creo que los dos equipos hemos estado muy bien", asumió el entrenador, Luis Enrique, que no tuvo ni un reproche para los suyos.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.