• Portada
  • España
  • Opinión
        • Edgar Sánchez Agulló

          Editorial

          
          Editorial
          Mediterráneo Digital lanza su edición papel
          Miércoles, 06 Junio 2018
          El proyecto de MEDITERRÁNEO DIGITAL sigue creciendo imparable. Convertidos ya en toda una referencia mediática a...
      • Alejo Vidal-Quadras

        Alejo Vidal-Quadras

        
        IMAGE
        Alejo Vidal-Quadras
        Nacionalismo y coacción
        Miércoles, 06 Marzo 2019
        La anunciada sucesora de Inés Arrimadas como presidenta del Grupo Parlamentario de Ciudadanos en el hemiciclo del...
      • Andy Herrera

        Andy Herrera

        
        IMAGE
        Andy Herrera
        La normalidad del imbécil
        Martes, 05 Febrero 2019
        La definición de normalidad ha ido variando a lo largo de los años hasta situarse hoy en día en un punto...
      • David Enguita

        David Enguita

        
        IMAGE
        David Enguita
        Las ignorantes y radicales unidas por el 8M
        Viernes, 08 Marzo 2019
        Un año más llegamos al 8 de marzo sin tener claro que se debe reivindicar y que es lo que se tiene que conquistar. No...
      • Erik Encinas

        Erik Encinas

        
        IMAGE
        Erik Encinas
        Los homenajes a etarras, un ejemplo más de odio
        Viernes, 15 Marzo 2019
        El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) ha registrado 196 actos de enaltecimiento de ETA en el País Vasco en...
      • Iñaki Anasagasti

        Iñaki Anasagasti

        
        IMAGE
        Iñaki Anasagasti
        El Autoproclamado
        Martes, 12 Marzo 2019
        El Nacional, cuya diseñadora gráfica ha sido por años Karmele Leizaola, tía de Jone, premio especial de periodismo,...
      • Jesús Muñoz

        Jesús Muñoz

        
        IMAGE
        Jesús Muñoz
        ADÑ en la calle por la Unidad de España
        Martes, 12 Febrero 2019
        De los innumerables asuntos que hacen insufrible la situación de la España actual, el de la desmembración de la...
      • Jordi Garriga

        Jordi Garriga

        
        IMAGE
        Jordi Garriga
        Las claves del 28 de abril en España
        Domingo, 17 Marzo 2019
        El pasado 15 de febrero el gobierno español anunció elecciones anticipadas para el próximo 28 de abril. Fue tras...
      • Juan Vicente Santacreu

        Juan Vicente Santacreu

        
        IMAGE
        Juan Vicente Santacreu
        Día de la Mujer - Del feminismo a la androfobia
        Domingo, 10 Marzo 2019
        Es curioso que todas las locas que berrean los derechos de las mujeres defiendan el uso del pañuelo moro que simboliza...
      • Miguel Bernad

        Miguel Bernad

        
        IMAGE
        Miguel Bernad
        Consideraciones a la pretensión de exhumación de Francisco Franco
        Domingo, 03 Marzo 2019
        Pedro Sánchez, basa su argumento para exhumar a Francisco Franco, en un acuerdo del Congreso de los Diputados y en la...
      • Pilar Enjamio

        Pilar Enjamio

        
        IMAGE
        Pilar Enjamio
        David Olmo Nordbeck o la lucha y el amor por un hijo
        Domingo, 17 Marzo 2019
        Hace tiempo me fijé en un hombre rubio que no fallaba en ninguna de las concentraciones en favor de la custodia...
      • Ramiro Grau

        Ramiro Grau

        
        IMAGE
        Ramiro Grau
        El Cristianismo: sin miedo al futuro. A pesar del Papa Francisco
        Domingo, 17 Marzo 2019
        Cuando los periodistas sabían escribir bien, y tenían una gran cultura, uno de ellos, don Joaquín Aguirre Bellver,...
  • Sucesos
  • Identitarios
  • Sociedad
  • Finanzas
  • Gente y TV
  • Historia
  • Feminismo
  • MD Sports
  • Humor
  • Sexo

Jue03212019

Última actualizaciónMié, 20 Mar 2019 8pm

Felipe VI pide a los españoles 'entendimiento y unidad' para no repetir 'los errores del pasado'

felipevi-discurso

Pasados apenas cuatro días desde las elecciones generales más reñidas de la democracia, el Rey ha hecho una llamada al «entendimiento», al «diálogo» y a la «responsabilidad». En el que ha sido el segundo discurso de Nochebuena de su reinado, y en medio de la máxima y más deliberada solemnidad del Salón del Trono del Palacio Real, Felipe VI ha trasladado, además, un mensaje de «serenidad, tranquilidad y confianza», no sólo en la solución de este momento histórico, sino, de manera particular, «en la unidad y continuidad de España», así como de «seguridad en la primacía y la defensa de la Constitución».

Las palabras «diálogo», «responsabilidad», «compromiso» y «concordia» fueron las más repetidas en una intervención marcada por el mayor optimismo en relación con el bloqueo político que vive España. «Los españoles nunca nos hemos rendido ante las dificultades, que han sido grandes, y siempre las hemos vencido», fue sólo uno de sus muchos exhortos.

El Monarca no hizo referencia explícita a las negociaciones de los partidos ni, mucho menos, al poderoso ascenso de Podemos; una marca que nació siendo antisistema y a cuyo líder, Pablo Iglesias, recibirá en breve, por primera vez, en La Zarzuela. Pero una de sus primeras reflexiones fue, precisamente, encaminada a hacer suyas -de la Jefatura del Estado- ésta y otras tantas opciones políticas, como en su día las propias opciones nacionalistas. «En mi discurso de proclamación», dijo, «manifesté que en la España constitucional caben todos los sentimientos y sensibilidades, caben las distintas formas de sentirse español; de ser y de sentirse parte de una misma comunidad política y social, de una misma realidad histórica, actual y de futuro, como la que representa nuestra nación».

A diferencia del año pasado, en que el órdago independentista le obligó a estrenarse con una referencia explícita a «Cataluña» -a la que dijo «llevar en el corazón, como millones de españoles»-, el Monarca dedicó el grueso de sus 12 minutos a hacer una llamada genérica, pero insistente, a la unidad. Eso sí, dejó dicho lo que tantas veces en relación con la consulta o la declaración soberanistas: que «la ruptura de la Ley, la imposición de una idea o de un proyecto de unos sobre la voluntad de los demás españoles, sólo nos ha conducido en nuestra historia a la decadencia, al empobrecimiento y al aislamiento», y que, en todo caso, los españoles debemos  

Más aún, resaltó que el «entendimiento» que debe marcar la etapa que ahora se abre tiene que producirse dentro del «respeto al orden constitucional», que es sinónimo, dijo, a «defender la convivencia democrática aprobada por todo el pueblo español; es defender los derechos y libertades de todos los ciudadanos».

A diferencia también de las Navidades de 2014, el joven Rey omitió una referencia explícita al problema de la corrupción, contra la que en diciembre pasado se comprometió «sin contemplaciones». Sólo hubo una referencia mínima al asunto, cuando se pronunció a favor de «unas instituciones que sean sensibles con las demandas de rigor, rectitud e integridad que exigen los ciudadanos para la vida pública». Una omisión especialmente llamativa, en vísperas del juicio por el caso Nóos, por el que su hermana, la Infanta Cristina, se sentará en el banquillo el próximo 11 de enero.

Lo que no olvidó Felipe VI -si bien la mención fue secundaria- fue la «crisis» económica. «La mejora de la economía», afirmó el Monarca, «es una prioridad para todos. Todos deseamos un crecimiento económico sostenido. Un crecimiento que permita seguir creando empleo -y empleo digno-, que fortalezca los servicios públicos esenciales, la sanidad y la educación, y que permita reducir las desigualdades, acentuadas por la dureza de la crisis económica».

También tuvo palabras para los «compatriotas» asesinados en los atentados de París y demás episodios del «horror» terrorista; y para los millones de «refugiados» con cuyo «drama» el monarca se ha mostrado repetidamente sensible.

Pero, con todo, el propósito del Rey, al entrar en el cuarto de estar de los españoles, fue hacer explícita su consciencia acerca del momento postelectoral. No por casualidad, lo primero que mencionó fue «el procedimiento», con el que vino a subrayar que todo está perfectamente previsto y «establecido en nuestra Constitución para la gobernación de nuestro país».

Lo segundo, en un guiño de réplica a cuantos han destacado su propia función arbitral como jefe del Estado, fue que son las Cortes y nada más que las Cortes las que «en un régimen constitucional y democrático de Monarquía parlamentaria como el nuestro» son «las titulares del poder de decisión».

Su tercer apunte en relación con el actual e inédito momento político fue para pedir un «esfuerzo» y un «dinamismo» especial a las instituciones para encauzar la «pluralidad política expresada en las urnas». Una pluralidad de «sensibilidades, visiones y perspectivas que conlleva», dijo, «una forma de ejercer la política basada en el diálogo, la concertación y el compromiso».

«España inicia una nueva legislatura que requiere todos los esfuerzos, todas las energías, todas las voluntades de nuestras instituciones democráticas para asegurar y consolidar lo conseguido a lo largo de las últimas décadas y adecuar nuestro progreso político a la realidad de la sociedad española de hoy».

Lejos de condolerse de la fragmentación política, el nuevo Rey optó por «transmitir un mensaje de esperanza» en torno al «contraste sincero y leal de las opiniones», como sustento y prueba de «la vigencia de nuestro mejor espíritu constitucional». 

Sin dejar de hacer apelaciones a la Historia, de la que el propio Palacio Real vino siendo testigo, Felipe VI puso todo el énfasis en la superioridad del momento presente: «La España actual es muy distinta de la España de los siglos que nos preceden gracias a una auténtica y generosa voluntad de entendimiento de todos los españoles, a un sincero espíritu de reconciliación y superación de nuestras diferencias históricas y a un compromiso de las fuerzas políticas y sociales con el servicio a todo un pueblo, a los intereses generales de la Nación, que deben estar siempre por encima de todo», fueron sus palabras.

La despedida del Rey sólo añadió «emoción» a su insistente llamada al entendimiento. «Hace décadas el pueblo español decidió, de una vez por todas y para siempre, darse la mano y no la espalda. Con esa emoción, con esa confianza en nuestro futuro, os deseo a todos una muy Feliz Navidad, Eguberri on, Bon Nadal, Boas Festas».

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.