En España, pagar hasta por respirar: el Gobierno aprueba el nuevo 'impuesto al Sol'

sol

El Consejo de Ministros ha aprobado el real decreto sobre autoconsumo, que pretende regular las condiciones administrativas y técnicas del autoconsumo de energía eléctrica.

Esta es una de las últimas piezas del puzzle de la reforma eléctrica llevada a cabo por el Gobierno del PP a lo largo de la legislatura, manteniendo la contribución a los costes generales del sistema para los autoconsumidores que estén conectados.

La regulación del autoconsumo no ha estado exenta de polémica, con varias versiones del borrador por parte de Industria y una fuerte oposición por parte de sus defensores al llamado 'impuesto al sol'.

En rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, aseguró que este real decreto que regula las condiciones para realizar el autoconsumo tiene por objetivo "impulsar la generación distribuida" y "darle un impulso a la utilización de las energías renovables".

El titular de Industria subrayó que el autoconsumidor no pagará el importe de la energía, ni los impuestos, ni los peajes, siempre que la instalación no este "enganchada a la red", pero sí que contribuirá como cualquier otro consumidor a los costes de partidas como el sistema eléctrico, el déficit eléctrico acumulado, los gastos extrapeninsulares, los incentivos a las renovables y los pagos por capacidad.

En un comunicado, el Ministerio de Industria indica que, en el supuesto de que los consumidores no contribuyeran a estos costes del sistema, "estos deberían repartirse entonces entre el resto de consumidores que no autoconsumen, elevando así su factura", situación que sería "injusta, puesto que los costes generales del sistema nada tienen que ver con el hecho de que se esté autoconsumiendo o no", y "regresiva", ya que serían los consumidores "más vulnerables" los que tienen más dificultades en autoconsumir.

El Ejecutivo tenía previsto que el decreto hubiera visto la luz antes del verano, aunque aparcó su decisión final a espera de mejorarlo basándose en el informe de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), que defendía el cobro de peajes a los autoconsumidores, aunque pedía una "metodología clara" para los cobros que fuera coherente con la de los peajes de acceso.  

A este respecto, el real decreto incluyendo el conocido como 'impuesto al sol' ha contado con la oposición de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), que ha considerado que los cambios introducidos en los borradores de real decreto de autoconsumo por el Ejecutivo eran "cosméticos" y que las empresas de servicios y pymes eran "las más afectadas" con su actual redacción, ya que "carga sobre ellas el mayor peso". Asimismo, las fuerzas políticas de la oposición mostraron también su rechazo al desarrollo del autoconsumo con barreras y se comprometieron a derogar el real decreto.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.