El Ejército marca las líneas rojas: mandos militares avisan al PSOE que no ceda Defensa a Podemos

fotonoticia-psoe-podemos

Sólo hay una línea roja: que el PSOE no 'negocie' el Ministerio de Defensa con Podemos. Ese es el mensaje que altos mandos militares han hecho llegar a Ferraz en las últimas semanas. Apuestan por un perfil "semiindependiente" para una cartera "necesitada de peso" tras los años de recortes. 

Defensa es uno de los ministerios en los que Podemos ha puesto sus ojos. Así lo admitió Pablo Iglesias después de reunirse en Zarzuela con Felipe VI, a quien anunció su intención de ser vicepresidente de un gobierno presidido por Pedro Sánchez.

En las Fuerzas Armadas el anuncio de Iglesias no pilló por sorpresa. En altos círculos militares ya se manejaba que Podemos intentaría hacerse con el control del Ministerio de Defensa en caso de que el PSOE necesitara pactar sillones a cambio de votos para la investidura.

En la hoja de ruta de la formación morada se había establecido incluso quién debería ocupar ese cargo: buscaban un alto mando contrastado, un general conocido, con experiencia y con 'currículum'.

Ese 'fichaje' finalmente cristalizó en la figura del ex Jefe del Estado Mayor de la Defensa, el teniente general José Julio Rodríguez. Un nombramiento que no fue bien recibido por la cúpula militar por el discurso antimilitarista y anti-OTAN de la formación de Pablo Iglesias.

Mensaje a Pedro Sánchez: no negocies con Defensa

En la cúpula de las Fuerzas Armadas se tiene constancia del escaso interés mostrado por Pedro Sánchez en materia de Defensa más allá de cuestiones sociales que afectan al Ejército, como las polémicas sobre igualdad de género.

En los últimos meses, altos representantes de las Fuerzas Armadas han hecho llegar discretamente a Ferraz un mensaje claro: el PSOE no debe negociar con Defensa para ganar el apoyo de Podemos.

No se trata de un mensaje directo. Los militares tienen prohibida cualquier significación política. Por ello, los contactos se han realizado a través de mandos en la reserva a quienes sí está permitido implicarse en estos asuntos.

Según publica ahora El Confidencial Digital, estos encuentros se han intensificado en las últimas semanas. A través de "mediadores" en las filas socialistas, los militares han hecho llegar un mensaje al líder socialista y candidato a presidente del Gobierno: el PSOE debe mantener Defensa bajo su control.

Según explican las fuentes consultadas, se trata de una cuestión de "peso internacional" y de estabilidad necesaria para la cartera después de varias legislaturas bajo el impacto de los recortes presupuestarios.

Objetivo: no perder peso en la OTAN

En ese marco, España ha mantenido su proyección militar en misiones internacionales dentro de lo que permitía la situación económica. Pero constatan que la posición e importancia de España dentro de los procesos de decisión en la Alianza Atlántica "se ha visto debilitada en la última década".

Esa situación no tiene visos de mejorar si finalmente, explican, Defensa acaba en manos de un partido que cuestiona abiertamente la permanencia española en la OTAN. Por ello, en esos mensajes trasladados a Ferraz se recalca la importancia de "tratar a Defensa como un asunto primordial, una cuestión de Estado".

Lo que han constatado los militares en sus encuentros con la ejecutiva socialista es que el PSOE carece en sus filas de perfiles idóneos para Defensa. Por eso, en esas conversaciones se ha llegado a sugerir, más que un candidato, un perfil concreto: el de Javier Solana, ex ministro socialista de Exteriores y secretario general de la OTAN.

Según explican las fuentes militares, Solana –o un perfil similar 'semiindependiente', incluso un ex alto mando- podría ayudar a España y a sus Fuerzas Armadas a "recuperar parte del peso perdido" en la última década. "Las puertas de la OTAN las tiene abiertas este tipo de personalidades" indican.

Por cierto. No es la primera vez que sale el nombre de Javier Solana en estas semanas. Como se filtró hace unos días a la prensa, Felipe González lo ha llegado a proponer en ámbitos diplomáticos como presidente de un hipotético gobierno de concentración integrado por PSOE, PP y Ciudadanos.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.