¡Artur Mas, también! El líder catalán, cazado con 2,3 millones de euros en paraísos fiscales

mas-brinda-grande

Cataluña cada vez se parece más a Sicilia y sus históricas sagas familiares. Este martes el presidente de la Generalitat, Artur Mas, se refería a Jordi Pujol como su "padre político" para comunicar con mucho "dolor" que el 'Molt Honorable' renunciaba a sus cargos honoríficos en CDC y CIU, así como al despacho y al sueldo vitalicio a cargo del contribuyente, tras reconocer tres décadas de fraude fiscal continuado.

Según publica Xavier Horcajo en La Gaceta, la referencia a la paternidad política de Pujol respecto a Mas tenía un sentido más allá del sentimental y es que el lider independentista catalán también había evadido el pago de impuestos manteniendo capitales en paraísos fiscales. Tal y como cuenta Horcajo, Mas presentó una declaración paralela "al ser 'descubierto' y pagó el 16% de lo defraudado para regularizar su situación". La información destaca que Mas era beneficiario de "cuentas en paraísos fiscales", abiertas por su "difunto padre", hasta que fue delatado.

Todo sucedió en 2008, cuando un empleado del Liechtenstein Global Trust (LGT) vendió un CD con una lista de beneficiarios de cuentas ocultas en aquella entidad. La mayor parte de la lista la componían inversores alemanes. Alemania, primera receptora de la lista, la pasó a Reino Unido y de aquí a España, con 67 nombres de defraudadores españoles con unos 73 millones de euros en el LGT, entre los que se encontraba Artur Mas (en una cuenta a nombre de él y sus hermanos abierta por su padre Artur Mas i Barnet). Aquel 2008, la Agencia Tributaria le imputaba un fraude de 823.262 euros, lo que implicaba delito fiscal.

Artur Mas fue 'cazado' con 2,3 millones de euros en paraísos fiscales

Además, sigue la información de La Gaceta, la UDEF investigó a Mas y sus hermanos y descubrieron que el padre de la familia, Artur Mas i Bernet, tenía también una cuenta en el UBS suizo con 2,3 millones de euros adicionales.

Una de las conclusiones de la unidad de delitos fiscales de la Policía fue que los Mas no podían "justificar el origen" de los fondos, "salvo que correspondan a gestiones para Pujol y Prenafeta". Mas se justificó diciendo que el dinero provenía de la venta de la empresa de ascensores de su padre, Ascensoros Magomo. Pero aquella venta no fue tal, sino una liquidación por quiebra.

De nuevo acorralado, Artur Mas dijo que la diferencia correspondía a la venta de otros negocios de la familia. Finalmente, gracias a una rápida solución del Gobierno Zapatero, pudo regularizar su situación mediante una "declaración paralela".

Con aquel CD en poder de la UDEF y Artur Mas contra las cuerdas, en Convergència trataron de mediar con el Gobierno Zapatero para buscar una salida a su líder. Elena Salgado, entonces al frente de la cartera de Economía y Hacienda, encontró el modo. La ministra hizo enviar unas cartas a esos defraudadores y les ofreció "regularizar" mediante una "paralela", pagando apenas un 16% de la tributación defraudada: problema resuelto. Un gesto que (a buen seguro) tuvo su coste político. Digno de la mafia.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.