Artur Mas compara a Cataluña con Israel: 'Los catalanes tenemos orígenes judíos'

artur-israel

Las llamadas a la unidad de España que con diferentes tonos lanzaron este fin de semana el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la presidenta andaluza, Susana Díaz, pillaron a su principal destinatario, Artur Mas, de viaje oficial en Israel. El presidente de la Generalitat visita este país en el seno de una misión empresarial, pero no desaprovechará la oportunidad para propagar su plan soberanista en un Estado en el que siempre ha buscado reflejarse el nacionalismo catalán conservador. Nada más llegar, Artur Mas acusó a Mariano Rajoy de tener un discurso "del siglo pasado" y aseguró que Israel es la prueba de que un país del tamaño de Cataluña es "viable".

Mas se aferró a dos datos para defender esta viabilidad. Citó el PIB per cápita (en torno a los 32.000 euros), así como en población. Cataluña tiene 7,5 millones de habitantes, igual que Israel. En cambio, evitó comparar datos que reflejan un abismo entre ambos territorios, como el paro: Israel tiene un desempleo del 6,1% frente al 22,5% de Cataluña. Tampoco contrapuso el crecimiento económico del 2,9% que Israel registró el año pasado frente a la recesión en la que se hallaba Cataluña junto al resto de España.

En cualquier caso Israel ha sido históricamente para Convergència la demostración de que la tenacidad de un pueblo para existir puede más que todas las contrariedades, y a eso se aferró ayer Artur Mas. "Podemos aprender muchas cosas de Israel", dijo en una conferencia de prensa. "Esto permite subrayar que, cuando se especula si Cataluña es viable, nos podemos comparar en muchos aspectos con un país tan viable como Israel, que ha conseguido un gran nivel de excelencia en muchos sentidos".

Mas tiene previsto reunirse el martes con el presidente de Israel, Shimon Peres. Asegura que el objetivo no es detallarle el proceso soberanista que impulsa la Generalitat ni buscar en este país el apoyo internacional que por ahora le niegan los países de la Unión Europea. "Si durante mis contactos me preguntan por el proceso trataré de explicarlo", aclaró. Además de entrevistarse con el presidente, Mas también tiene una cita con el ministro de Finanzas, Yair Lapid. En el aire está la que sería la entrevista políticamente más relevante, un encuentro con el primer ministro Benjamin Netanyahu, que por ahora no se ha podido cerrar.

Mas tampoco desaprovechó la oportunidad para responder a las críticas de Rajoy. Para el presidente catalán, las permanentes acusaciones del Gobierno a la Generalitat en el sentido de que lo que buscan los independentistas es alzar muros y aduanas, no se sostienen. "Lo de hablar de aduanas es un lenguaje antiguo, del siglo XX y de antes de entrar en la UE", subrayó Mas. "Ya no hay aduanas, ni las habrá", insistió. En su opinión, Rajoy no entiende que lo que piden los nacionalistas no va en la línea de poner fronteras. "Se trata de dejar que el pueblo catalán pueda votar", dijo. También cuestionó la hoja de ruta que el PSOE está trazando este fin de semana en su conferencia política. Mas insistió en que la apuesta federal de los socialistas solo le resultará creíble si la comparte el Partido Popular: "Si no lo hacen solo estarán hablando de utopías y de cantos de sirena". "Cataluña también acogió de los caminos hacia la libertad de muchos judíos que escapaban del horror del nazismo en el siglo pasado", recordaba haciendo un paralelismo el Presidente de la Generalitat, que puso especial énfasis al incidir en los supuestos lazos de unión entre los dos pueblos "los catalanes tenemos orígenes judíos. Ciudades catalanas mantienen sus antiguos barrios judíos y compartimos una historia de amistad".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.