IU firma su defunción: los comunistas pedirán unirse a Podemos para no desaparecer

iu

Izquierda Unida se rinde. No concurrirá a las elecciones generales con sus siglas, sino que buscará conformar "un nuevo espacio" con Podemos, aunque aún falta por debatir "largo y tendido" sobre la fórmula política y jurídica con la que se conformara esa candidatura, han asegurado fuentes de la dirección.

Ese concepto de "suma multiplicadora" de fuerzas integradas con la marca de Pablo Iglesias es aceptado por la gran mayoría del Consejo Político, han afirmado las mismas fuentes, y únicamente ven objeciones las federaciones de Asturias, Extremadura y la corriente de Izquierda Abierta, que lidera Gaspar Llamazares.

Pero el resto, incluidas Andalucía, Cataluña y Galicia, y el mayoritario PCE apuestan por esa idea que mañana argumentará en la Presidencia federal el candidato de IU, Alberto Garzón.

Una idea que también ha acabado aceptando el coordinador, Cayo Lara, que finalmente "se ha tenido que rendir ante lo evidente", tras los buenos resultados obtenidos por las candidaturas populares en Madrid, Barcelona y Galicia.

Los portavoces de la formación intentan consolarse y disfrazar la realidad. "No se trata de una sumisión, sino de unir fuerzas porque hay muchas posibilidades de que la izquierda alternativa se convierta en la segunda fuerza política y desplace perfectamente al PSOE".

IU mantiene "continuos contactos" para avanzar en esta candidatura de unidad popular. Desde la formación comunista, creen que Podemos se ha dado cuenta que, con los resultados en la mano, "solos no ganan" y por eso también quieren incorporar a otras formaciones. No obstante, Pablo Iglesias ya dejó claro que su partido no será "la balsa de salvamento" de IU.

Tras las generales y a la vista de cómo hayan ido, IU deberá celebrar una asamblea en la que tendrá que decidir su futuro. Después de noviembre "todo está por escribir".

Hoy revela el diario El País la calamitosa situación de las cuentas de IU. La pérdida de representación en las elecciones les han dejado sin ingresos, lo que se suma a las dificultades económicas que ya venía padeciendo. Además, no podrá pagar la deuda de 1,7 millones de euros que tiene con Hacienda y la Seguridad Social y que el ministro Montoro ya se encargó de airear en el Congreso.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.