El PSOE votará NO a Rajoy: la tentación de Pedro Sánchez, un Frente Popular de izquierdas

sanchez-ferraz

El Partido Popular (PP) y Ciudadanos (C's) piden públicamente al PSOE que se abstenga, por sentido de Estado, en la investidura de Mariano Rajoy y no bloquee la formación del nuevo Gobierno de España.

Importantes dirigentes del Partido Socialista se han mostrado reacios a buscar un posible acuerdo para gobernar con Podemos, Izquierda Unida y los partidos nacionalistas. La fórmula les daría la mayoría absoluta en el Parlamento y podría hacer a Pedro Sánchez presidente.

Sin embargo, como ya dejaron claro la noche electoral, tampoco tienen intención de facilitar la investidura del Partido Popular. Lo adelantó su propio secretario general, Pedro Sánchez, en su primera aparición tras conocerse los resultados: "España ha votado cambio, y España quiere izquierda".

Según publica el diario ABC, Felipe González llamó personalmente por teléfono a Pedro Sánchez cuando se hizo oficial la hecatombe socialista, que se mantiene como segunda fuerza, pero se hunde con el peor resultado de su historia. González pidió al candidato que reconociera, sin paliativos, la victoria del Partido Popular y su derecho a formar gobierno, ya que es la formación más votada y "anunciara que el PSOE se mantendrá en la oposición".

Sánchez hizo lo primero, por "coherencia" con lo que había venido defendiendo durante la campaña, según dijo a los militantes congregados en la calle Ferraz, al filo de las 23.30, pero su silencio sobre la alternativa en caso de que Rajoy no sea capaz de cerrar ningún pacto, encendió las alarmas en algunos despachos autonómicos socialistas. "España ha votado cambio".

La buscada ambigüedad de su secretario de Organizacion, César Luena, ya levantó las primeras suspicacias de la noche, y reflejó que, dentro del propio Partido Socialista, las posturas estaban claramente divididas.

Susana Díaz dijo que «evidentemente» le toca gobernar a Rajoy

Por eso, cuando salió a celebrar la victoria del PSOE andaluz, tras de la comparecencia de Sánchez en la sede federal, la presidenta de la Junta, Susana Díaz, fue más allá que él y dijo que "evidentemente" le toca gobernar a Rajoy. Sin dar la más mínima posibilidad a la alternativa que en esos momentos verbalizaba el equipo del secretario general en Madrid.

Díaz, que va a controlar a 22 de los 90 diputados en que ha quedado un menguado Grupo Socialista, casi el 25%, no quiere oír hablar de pactos con Podemos. Tiene fresca su mala experiencia en la investidura.

Ese movimiento en contra se lo van a hacer ver a Sánchez y a Luena los representantes del socialismo andaluz en la reunión convocada de la Ejecutiva Federal; eso, y el mal resultado sin paliativos en toda España -particularmente en Madrid, Cataluña y Comunidad Valenciana-, que no dan para pensar en fórmulas «débiles» de gobierno que solo agravarían la crisis del PSOE.

Y no van a estar solos, porque representantes de otras federaciones también van a dejar claro al secretario general que tiene que dar un paso atrás más nítido que el de anoche y facilitar así la gobernabilidad en un momento de fuerte incertidumbre. Por una simple cuestión de sentido de Estado.

>>>>>  España, ingobernable: el PP gana las elecciones en un nuevo escenario político sin precedentes

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.