Un etarra no cumplirá condena por asesinar a un militar en 1980 porque el crimen 'ha prescrito'

etarra-aeropuerto

El etarra José Lorenzo Ayestarán está siendo juzgado por varios asesinatos pero nunca podrá ser procesado por uno cometido en 1980: el del comandante Jesús Velasco. El crimen prescribió y el etarra, que vivió exiliado en Francia y Venezuela, nunca respondió por ello. La familia achaca lo ocurrido a negligencias judiciales y por ello ha anunciado la presentación de una demanda patrimonial contra el Estado.

En Es la Tarde de Dieter, Ana Velasco, la hija del militar, explicado que su familia se siente "totalmente desamparada por el Estado", "desolados y estupefactos, impotentes y desesperados". Según ha dicho, ésta es su "última oportunidad de intentar que se reconozca la gravísima injusticia que se ha cometido" con el asesinato de su padre. El asesino, ha dicho, "no fue procesado por el crimen pese a las múltiples pruebas acusatorias que había". Entre tanto, fue detenido en Francia y después deportado a Venezuela, hasta su regreso a España "después de 30 años".

"El delito legalmente ha prescrito por una negligencia de la Administración de la Justicia", ha insistido Velasco, que ha explicado cómo en uno de los escritos de la Fiscalía en los juicios posteriores se le considera autor material del crimen. "Es obvio y evidente que ha habido un cúmulo de mala praxis que nos ha dejado desamparados. A nosotros no nos queda el consuelo de la Justicia, tengo una sensación de impunidad total", ha contado.

Velasco, que ha advertido de que lo que les pasa a ellos pasa también en otras familias, ha dicho que tienen claro que "nadie se va a ocupar de defender nuestros derechos si no lo hacemos nosotros mismos". Piensan "pelear hasta el final, y si no conseguimos nada, poner en evidencia a los que no han cumplido con su deber".

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.