vandervart

En Sevilla, donde el fútbol es (casi) religión, se ha armado el Cristo antes de Semana Santa.

Rafael Van der Vaart llegó al Real Betis con mucho cartel y poco fútbol ya que ofrecer en sus botas. Un jugador veterano que buscó en el club verdiblanco su lujoso retiro dorado. Sin embargo, ni el internacional holandés se ha adaptado ni el equipo ha terninado de funcionar. Durante su estancia en la capital hispalense, se le ha visto más en los bares de copas del Guadalquivir que sobre un terreno de juego. Las dos partes buscan ya una salida. 

Y por si faltaba algún elemento más en este culebrón andaluz, su ex Sabia Boulahrouz ha montado un nuevo cirio con unas polémicas declaraciones a la revista Linda."Que se fuera a Sevilla me pareció genial, pero luego resultó que iba al club menor, el Betis". ¡Toma ya!

Con una de las rivalidades más encendidas del fútbol nacional, las declaraciones de la pareja de Van der Vaart cuando aterrizó en España traerán cola. Tiembla Triana.

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.