Spain sigue siendo different..

Es, cuanto menos curioso, que precisamente 24 horas antes de que España entera explotara en júbilo y saliera a la calle para celebrar la histórica victoria en el Campeonato del Mundo de la ahora mal llamada Roja (en este país tienen la mala costumbre de politizarle el nombre hasta a la selección nacional) un reguero de nacionalistas inundara las calles de Barcelona en contra del Fallo del Tribunal Constitucional y, de paso, aprovechara para hacerle un guiño indisimulado a los postulados más independentistas de nuestra amada y estereotipada Cataluña.

Es, como mínimo original que, en nuestras Cortes, un Ejecutivo que hace del socialismo su principal bandera, facilite con total impunidad a las empresas, y con el acicate de la crisis, las condiciones económicas en sus políticas de despido.. ¿se imaginan un Gobierno del PP aprobando algo así?..

Es, como mínimo sorprendente, que los cursos impulsados desde la Administración Central para parados y desempleados de larga duración sigan siendo copados en su amplia mayoría por inmigrantes que, puestos a requerir, no tienen ni cotización constatable dentro de nuestro país. Cursos de inglés, de francés o de formación ocupacional, pagados por la Seguridad Social.. pero para los de fuera. Que aquí ya tenemos un nivel que estamos que lo tiramos..

Curioso cuanto menos que en un Estado desde hace tiempo con la economía contra las cuerdas y las cuentas de beneficios en números rojos, se siga decidiendo destinar año tras año una auténtica millonada a continuar financiando iniciativas de la culturilla más progre del reino, o destinando dinero a raudales a cubrir, por poner sólo uno de los muchísimos ejemplos, la traducción simultánea en los famosos debates con los presidentes autonómicos (Montilla, natural de Córdoba, siendo Presidente de la Generalitat ¿no va a hablar en castellano en el Parlamento verdad? ¿pero qué clase de humillación es esa?). Por cierto, fantástico el cheque de 30.000 euros que recibieron este mismo verano las asociaciones gays de Zimbawe para montar allí también el ya archiconocido Día del Orgullo..ya lo pagamos todos con la subida del 18% del IVA; seguro que el Zerolo de turno nos estará eternamente agradecido..

Dato como mínimo de reflexión que en un país en el que, según datos oficiales del CIS, el 73,7% de la población se considera abiertamente católica, no sólo se sigan persiguiendo con total impunidad los símbolos religiosos más significativos de la cristiandad sino que, llegadas las Elecciones, se sigan otorgando las más amplias mayorías a un partido que abiertamente aboga por el aborto, el matrimonio entre homosexuales o repartir casi a granel píldoras anticonceptivas a niñas de 16 años. Tiene tanta lógica como que la población afro-americana destinase su voto en masa a dar su apoyo al máximo representante del Ku Klux Klan en el Congreso..

Curiosa nación en la que un atentado terrorista provocó un cambio de Gobierno a 24 horas de unas elecciones, en el que se crucificó hasta límites insospechados la figura de un ex presidente por llevarnos a una absurda guerra mientras en la actualidad, y desde hace ya unos cuantos años, se siguen enviando con total condescendencia tropas a morir en el atolladero del conflicto afgano (¿Por qué eso que es, también una guerra no? ¿O es una verbena con talibanes?).

Atrás parece que quedaron las famosas suecas de Alfredo Landa, el jamón y la tortilla de patatas en las playas de los 60 o los pantalones acampanados de los guateques domingueros, pero sigue siendo innegable que, tal y como popularizó la propaganda franquista para atraer al turismo extranjero hace ya unas cuantas décadas, Spain, sigue siendo different. Toros, fútbol y pandereta. La famosa "nación de naciones" del profeta ZP. El único país en el que un amplio núcleo de sus ciudadanos silban los acordes de su propio himno nacional o reniegan de su propia bandera. España, país de contrastes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.