• Portada
  • España
  • Opinión
        • Edgar Sánchez Agulló

          Editorial

          
          Editorial
          Mediterráneo Digital lanza su edición papel
          Miércoles, 06 Junio 2018
          El proyecto de MEDITERRÁNEO DIGITAL sigue creciendo imparable. Convertidos ya en toda una referencia mediática a...
      • Alejo Vidal-Quadras

        Alejo Vidal-Quadras

        
        IMAGE
        Alejo Vidal-Quadras
        La Europa que viene
        Lunes, 13 Mayo 2019
        El próximo 26 de Mayo no sólo se elegirán los miembros del Parlamento Europeo, sino que esta fecha marcará el...
      • David Enguita

        David Enguita

        
        IMAGE
        David Enguita
        Soy Gay, católico y sin diagnóstico de 'Rareza'
        Lunes, 01 Abril 2019
        Tenía cierta ilusión y sobre todo mucha esperanza puesta sobre la entrevista del Papa Francisco en 'Salvados', frente...
      • Erik Encinas

        Erik Encinas

        
        IMAGE
        Erik Encinas
        La Iglesia Católica es la más perseguida con diferencia
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Ser católico en pleno siglo XXI, no es tarea fácil. En muchos países te lleva hasta la muerte, porque los...
      • Iñaki Anasagasti

        Iñaki Anasagasti

        
        IMAGE
        Iñaki Anasagasti
        Y ahora, Europa
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Al menos dos de cada tres normas que nos afectan en nuestras vidas se aprueban en Bruselas y el Parlamento Europeo es...
      • Jesús Muñoz

        Jesús Muñoz

        
        IMAGE
        Jesús Muñoz
        ADÑ en la calle por la Unidad de España
        Martes, 12 Febrero 2019
        De los innumerables asuntos que hacen insufrible la situación de la España actual, el de la desmembración de la...
      • Jordi Garriga

        Jordi Garriga

        
        IMAGE
        Jordi Garriga
        ¡La Virgen!
        Sábado, 18 Mayo 2019
        El pasado lunes 13, en el marco de una exposición de la Delegación de Igualdad de la Diputación de Córdoba titulada...
      • Juan Vicente Santacreu

        Juan Vicente Santacreu

        
        IMAGE
        Juan Vicente Santacreu
        Partido Popular
        Viernes, 10 Mayo 2019
        Teóricamente el Partido Popular representa, o ha representado, las aspiraciones de muchos ciudadanos de derechas de...
      • Miguel Bernad

        Miguel Bernad

        
        IMAGE
        Miguel Bernad
        El sepulturero de la Moncloa
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Los españoles asisten atónitos que el sepulturero de la Moncloa (llamado Pedro Sánchez) haya fijado la fecha del 10...
      • Pilar Enjamio

        Pilar Enjamio

        
        IMAGE
        Pilar Enjamio
        Iglesias, habitante en chalet de ricos cuestiona la humanidad de Amancio Ortega
        Jueves, 23 Mayo 2019
        Alguna traba mental o psíquica tienen quienes proclaman la pobreza para los demás y la riqueza para ellos. Vive como...
      • Ramiro Grau

        Ramiro Grau

        
        IMAGE
        Ramiro Grau
        La XIII legislatura está resultando una charlotada
        Jueves, 23 Mayo 2019
        Llevo un par de días que no me encuentro bien, y no es por problemas personales, que también, sino básicamente...
  • Sucesos
  • Identitarios
  • Sociedad
  • Finanzas
  • Gente y TV
  • Historia
  • Feminismo
  • MD Sports
  • Humor
  • Sexo

Jue05232019

Última actualizaciónJue, 23 May 2019 5pm

Opinión | Ramiro Grau

Salarios públicos y privados

funcionarios

Las recientes medidas económicas del gobierno han puesto al descubierto que sólo el 0,5% de los empleados públicos cobra menos de 962 euros brutos al mes. Es decir, que la práctica totalidad son, cuando menos, mileuristas. 

En las empresas privadas, en cambio, más del cincuenta por ciento de los trabajadores son escasamente mileuristas, como lo acredita la lectura de los convenios colectivos y las tablas salariales que periódicamente publica el ministerio de trabajo y empleo, o, mejor, desempleo.

¿Qué circunstancias han llevado a esta situación? Varias, como son –sin ánimo de ser exhaustivo-, las siguientes:

1ª. La mayor presión sindical en el sector público que en el privado. El empresario paga de su propio dinero, mientras que el político –por no decir irresponsable- de turno negocia alegremente aumentos salariales desproporcionados o excesivas: total el no va a pagar nada.

2ª. El efecto de los trienios, que incrementan automáticamente las nóminas, y que ante un “ejército” de varios millones de empleados públicos puede acabar convirtiéndose en una gigantesca bola de nieve que nos acabe destruyendo a todos. (En las empresas privadas no existen tales trienios, y únicamente pueden obtenerse mejoras económicas previa negociación en los convenios colectivos).

3ª. La negociación de convenios colectivos para los trabajadores laborales, grupo cada vez más numeroso dentro del sector público, y razón por la que prefiero hablar de empleados o trabajadores públicos más que de funcionarios, ya que así se engloba a todos: funcionarios, laborales, interinos, personal eventual, etc. Los “falsos empresarios”, es decir los políticos que no se juegan sus cuartos, negocian alegremente retribuciones e incrementos salariales: total a ellos les da lo mismo, pues no pierden nada, y quedan muy bien con los sindicatos y los partidos de izquierdas, que suelen ser los más reivindicativos (además de los más vagos, por término general, y salvo excepciones, que también las hay). En las empresas privadas, en cambio, como el empresario se juega sus cuartos, es más cicatero a la hora de firmar los convenios colectivos, que van ligados al aumento de la productividad, concepto que es casi desconocido en las administraciones públicas…

Se produce otro efecto perverso, y es el igualitarismo por abajo. Las retribuciones de los cuerpos importantes del Estado son inferiores a las que podrían obtener en las grandes empresas y, por supuesto, a las que perciben personas con un nivel jerárquico y de toma de decisiones similar.

En mi época de juez y fiscal sustituto, por ejemplo, nunca entendí que los servicios de guardia se cobrasen exactamente igual, fueses agente judicial, secretario o juez. Es decir, daba igual que tu trabajo fuera el más simple que el más complejo. Pero claro, no es lo mismo fotocopiar un atestado, entregar una citación, o escribir un oficio, que decretar el ingreso en prisión de un ciudadano, o formular un escrito de acusación en un juicio rápido. Recuerdo que al comentarlo con algún sindicalista, me contestó diciendo que todos éramos iguales, que esa situación era una reivindicación sindical y que nosotros –los jueces, fiscales y secretarios- ya cobrábamos más que ellos, y que por lo tanto lo justo era que en la guardia todos cobrásemos lo mismo.

Claro que ellos no habían tenido que pasar cinco años por la Facultad de Derecho, aprobar veinticinco asignaturas y en el caso de los funcionarios de carrera, superar una difícil oposición. ¡Maravillas del sectarismo ideológico sindical!

Ramiro Grau. Abogado, Profesor Universitario de Derecho y Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España.
Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.