Opinión | Ramiro Grau

Nueva galería de tontos contemporáneos, XV. Magdalena Valerio Cordero, o el tontísimo en el Ministerio

magdalena valerio

El General Franco era consciente de que en asuntos civiles andaba perdido, y por eso se rodeó siempre de ministros de alta categoría, profesional e intelectual. Es lo que tienen más personas inteligentes, que siempre se rodean de personas tan inteligentes –o más- que ellos.

En cambio los tontos suelen rodearse de otros tontos, preferiblemente más tontos que ellos, lo que en ocasiones es casi imposible.

Así pasó con Zapatero (iba a decir el subnormal, pero me callo), y ese futuro dependiente de grandes almacenes que se llama Pedro Sánchez, va por el mismo camino…

Además de ampliar el número de ministerios, pasando de 13 a 17, creo recordar -¡será por dinero!-, ha elegido a personas francamente muy mediocres para intentar solucionar los problemas de España…, o los suyos propios.

Doña Magdalena Valerio Cordero, esa oscura funcionaria del INEM, es un caso paradigmático de lo que digo.

Aún recuerdo la entrañable imagen de sus padres, llevando en sus manos la foto enmarcada de su hija, y encantados de que la niña fuera ministra. El problema es que nadie les ha explicado todavía que en España cualquier imbécil puede llegar a ministro, y si no, a los hechos me remito.

Dice doña Magdalena que forma parte del “gobierno feminista de España”.

No sabía yo que los gobiernos pudieran ser feministas, machistas u homosexuales. Pensaba que no tenían género, y que simplemente estaban para solucionar problemas, no para crearlos, pero, por lo visto, estaba equivocado.

También explica, a propósito de la legalización del sindicato “Organización de Trabajadoras Sexuales”, OTRAS (BOE del 4 de agosto de 2018), que: “este Gobierno no va a avalar a un sindicato de una actividad que es ilegal…”, y se queda tan pancha.

Por lo visto esta señora todavía no se ha enterado de que la prostitución en España no es legal, ni ilegal, sino mediopensionista, es decir, alegal, que es algo que sabe cualquier persona con una cultura media, menos ella.

So acudimos al DRAE, Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua (lo explico para la ministra), en su acepción primera, que en realidad es la única, se dice que es un adjetivo que quiere decir que algo:

“No está regulado ni prohibido”. Pues eso.

Y su afirmación de que “vulnera derechos fundamentales de las mujeres y hombres que por necesidad o situaciones diversas se ven abocados a tener que ceder sus cuerpos a un tercero (o tercera) para que abusen de ellos”, realmente no se sostiene.

Tal vez el derecho fundamental sea el que una persona mayor de edad pueda disponer de su cuerpo como le dé la gana, y difícilmente habrá abuso cuando la relación es consentida, mediando dinero o no, matrimonio, relaciones de pareja, o simplemente, ganas de folgar…

Esta gran protectora de las mujeres que tienen que pasar por esa terrible situación no les ofrece solución alguna, y ello a pesar de que se calcula que en España hay alrededor de medio millón de personas viviendo del “comercio carnal”, pero sí nos asegura que: “el 1 de octubre España contará con un total de 5.359 plazas de acogida de inmigrantes”.

Pues no sabe usted lo tranquilo que me he quedado, al saber que varios miles más de extranjeros, que nada han aportado a España, podrán vivir aquí a pensión completa, y supongo que con aire acondicionado en verano, y calefacción en invierno, faltaría más.

¡Mientras tanto, las españolas y españoles necesitados siempre podrán dedicarse a la prostitución, aunque Magdalena Valerio no está por la labor!

¿Prefiere que vayan a robar a los supermercados, para poder subsistir, o que salgan de España y vuelvan en patera, diciendo que son extranjeros, para que así sean acogidos a mesa puesta en nuestras magníficas casas de acogida para inmigrantes…?

¡Qué país, que paisaje y que paisanaje!, como decía el gran don Miguel de Unamuno, injustamente olvidado.

En fin, Pedro Sánchez, te has lucido, una vez más, nombrado ministra a esta señora.

Ramiro Grau. Abogado y exfiscal. 
Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.