Opinión | Ramiro Grau

Los inmigrantes en hostales, a pensión completa, y los españoles durmiendo en el coche

inmigrantes africanos

Hace ya años que he dejado de comprar, y hasta de leer, diarios en papel. Me limito a ojearlos en los bares, cuando voy a tomar los inevitables cafés.

Suelo empezar por las esquelas, para ver si ha caído algún amigo, conocido o adversario. Estos últimos, por cierto, gozan de una salud excelente…

Hoy domingo, 5 de agosto, se me ha encogido el estómago con dos “noticias” del principal diario de Aragón:

En otras palabras: España es muy generosa, excesivamente generosa con los que nada han aportado, pero una mala madre con los nacionales.

Cuando he hecho un comentario en voz alta, expresando mi indignación con esta situación, la práctica totalidad de los clientes del bar, una docena, más o menos, han expresado opiniones similares a la mía, y algunos incluso más radicales.

¿Qué nos está pasando, cuándo la sociedad opina una cosa, y los políticos hacen justamente lo contrario?

¿Pero no habíamos quedado en que eran nuestros “representantes”, y que ejercían un poder delegado del pueblo “soberano”?

Pues resulta que no es así y que hacen lo que les sale de los cataplines, o lo que los poderes internacionales, representados por George Soros, y otros capitalistas judíos internacionales, les ordenan. (Es muy significativa la entrevista secreta en La Moncloa –pues no se ha dado información pública alguna-, entre ese individuo y el que dice ser presidente del gobierno de España, el dependiente de el corte inglés, Pedro Sánchez).

¿Quién manda aquí, Soros o Sánchez…?

Ramiro Grau. Abogado y exfiscal. 
Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.