Expediente Royuela y Belloch, luces y sombras
Última actualizaciónDom, 16 Feb 2020 10pm

Opinión | Ramiro Grau

Expediente Royuela y Belloch, luces y sombras

belloch

El señor Royuela podría decirles a algunos socialistos –no es un error- y miembros de la rama político judicial y fiscal de la PSOE, “que los muertos que vos matáis, gozan de buena salud”.

Dicen que la venganza es un plato que se sirve frío, y así ha sucedido en este caso, pues tras una ardua tarea detectivesca, incluso kafkiana, la familia Royuela está sacando a la luz muchos platos sucios de la “política judicial” nacional, para espanto de propios y ajenos.

¿Es verdad todo lo que cuentan en su blog, o incluso una sola parte de ello…?

No lo sé, pero sí que me importa, pues de ser cierto, en todo o en parte, hay personas que deberían estar en prisión preventiva, y a la espera del juicio correspondiente.

Y, posiblemente, desprovistos de los cargos y honores de los que ahora disfrutan.

Hace unos años conocí a un ex policía de los servicios de información en Zaragoza, quien me contó con pelos y señales dónde estaba “guardado” Roldán, el ex director general de la guardia civil en Cuarte de Huerva, cuándo teóricamente –solo en teoría-, estaba en Laos, y fue entregado por un inexistente capitán Kant, a la policía española…

Su principal misión era de contra vigilancia, para evitar que la guardia civil acabara dando con el paradero de Roldán, pues le tenían muchas ganas, ya que era una afrenta para el cuerpo su paso por la dirección general, “robando” hasta la caja de los Huérfanos del Cuerpo.

Cuándo quise volver a quedar con él, para documentar toda esta historia, el amigo común me comunicó, con mucho pesar, que había muerto repentinamente, supongo que por un fallo cardiaco, pues la verdad es que estaba muy obeso, y no tenía pintas de cuidarse mucho.

Que en paz descanse, pero es una pena que haya fallecido antes de explicar, detenidamente, todo lo que sabía, y que era mucho, sobre algunos de los caciques que nos pastorean y tratan como a borregos, en la seguridad además de que muchos lo son, o lo somos.

Si ponen ustedes en internet Expediente Royuela, podrán acceder a la numerosa información y documentación facilitada en días pasados en varios diarios digitales nacionales, que ya se sabe que la prensa en papel está completamente vendida a los poderes políticos y económicos, en el bien entendido supuesto de que los primeros son unos simples testaferros y correvediles de los segundos.

Según El Español Digital del 10 de febrero de 2020: “Más adelante, por otros contactos, Alberto - Royuela Fernández - supo que había una especie de “servicio secreto del PSOE”, en gran medida diseñado por Juan Alberto Belloch (fundador en 1984 de la Asociación Pro Derechos Humanos del País Vasco y portavoz del colectivo progresista Jueces para la Democracia, Vocal del Consejo General del Poder Judicial entre 1990/93 y por entonces Ministro de Justicia e Interior con Felipe González -1003/96)…” (Y añado yo, el único Biministro que ha existido en la Historia de España, y corríjanme si me equivoco, por favor).

Tras una historia rocambolesca, que puede ser verdad, o falsa, el citado Royuela accedió a los archivos del crimen, y nunca mejor dicho, de José María Mena Álvarez, ex Fiscal Jefe del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, dónde se documentaban numerosos –y presuntos- sobornos, cohechos, mordidas, regalos, o como quieran llamarlos, a cambio de no sé sabe qué, pero que pudieran ser perfectamente contratos públicos, adjudicaciones de obras, e incluso “favores” judiciales o fiscales. (No afirmo nada, me limito a comentar la información que he leído, y que sigue colgada en internet, pues al parecer nadie se ha querellado contra ellos, o les ha demandado, solicitando judicialmente la retirada cautelar de esa documentación).

En definitiva, algo huele a podrido, a muy podrido, y no es en Dinamarca, precisamente…

Ramiro Grau.
Abogado y escritor.
www.ramirograumorancho.com
Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Titulares de portada

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.